Medio Ambiente

La ciudad de México prohibirá los plásticos de un solo uso

La ciudad enfrenta un problema masivo de gestión de residuos.

mexico

Los legisladores de la Ciudad de México aprobaron una medida para prohibir que las empresas vendan o den a los clientes plásticos de un solo uso, según informó el New York Times.

La nueva ley entrará en vigencia en enero de 2021 y, en los próximos meses, los legisladores desarrollarán los detalles del estatuto, incluidos los tipos de sanciones que se impondrán a las compañías que violen la ley. También abrirán un debate que permitirá discutir cómo las empresas pueden hacer la transición a alternativas plásticas.

La noticia muestra cómo se ha extendido el esfuerzo global contra los plásticos de un solo uso en los últimos años. Más de 60 países ya han tomado medidas para restringir la producción de plástico, e importantes ciudades tan diversas como París, Mumbai y Nueva York ya han promulgado sus propias restricciones.

La naturaleza general de la prohibición de plásticos de un solo uso en la Ciudad de México, que incluye bolsas de plástico, cubiertos, vasos y más, la coloca por delante de otras áreas que han apuntado a tipos específicos de plástico como, por ejemplo, los contenedores de espuma de poliestireno.

La Ciudad de México ha lidiado durante mucho tiempo con un gigantesco problema de gestión de desechos, con demasiados desechos producidos y muy poca capacidad de relleno y reciclaje para manejarlos, y ha tratado de controlar el problema de la contaminación plástica en el pasado.

En los años transcurridos desde que la ciudad intentó por primera vez prohibir las bolsas de plástico en 2009, las alternativas sostenibles al plástico se han vuelto más comunes, las principales empresas han eliminado el plástico por su cuenta y la gente ha defendido los movimientos de desperdicio cero.

Aún así, se espera que la producción de plástico aumente en un 40% durante la próxima década, lo que podría llevar a consecuencias ambientales asombrosas. Actualmente, más de 8 millones de toneladas de plástico ingresan a los océanos del mundo cada año y los microplásticos contaminan los alimentos, el agua y el aire de los que dependen los humanos.

Esta nueva postura de la Ciudad de México contra este peligro ambiental podría ayudar a acelerar aún más el impulso hacia un futuro más sostenible.

Fuente