Medio Ambiente

La Amazonía brasileña registró en agosto el triple de fuegos que en 2018

Los focos de incendio en la Amazonía brasileña en agosto llegaron a 30.901, lo que prácticamente triplica la cifra del mismo mes del año pasado, según divulgó el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

Crédito: EFE / Joedson Alves

Crédito: EFE / Joedson Alves

De acuerdo con el informe, basado en imágenes captadas a través de satélites, la cantidad es la mayor para ese mes desde 2010 y supera en un 196 % los 10.421 focos de incendios contabilizados en agosto del año anterior.

A nivel nacional, el octavo mes del año registró 51.936 focos de incendio en todo el territorio brasileño, lo que supone un aumento del 128 % en comparación con agosto de 2018.

En el acumulado de los ochos primeros meses del año, el crecimiento a nivel nacional fue del 71 % frente al mismo período del año anterior, al registrar entre enero y agosto de 2019 un total de 90.501 focos de incendio.

En el caso específico de la Amazonía, el acumulado entre enero y agosto contó 46.825 focos de incendio, un 11 % más respecto a los mismos meses del año anterior.

Pará fue el estado con más incendios registrados hasta agosto, con 10.185 focos, y su municipio de Altamira, que por su extensión es el mayor de Brasil en tamaño y el tercero en el mundo, encabezó la lista con 2.932 casos en los ochos primeros meses.

Los especialistas apuntan a que los incendios en esta época del año son previsibles por causas naturales como la fuerte sequía y las altas temperaturas en la región norte del país, pero que el fuego está aumentando por la deforestación y la mano incendiaria del hombre.

La situación alertó a la comunidad internacional y concitó las críticas contra el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, por su falta de reacción inmediata ante los incendios y su discurso siempre a favor de la explotación agropecuaria y minera de zonas ocupadas por la selva amazónica.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó a advertir que su país podría retirar el apoyo al acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay), anunciado en julio, si Bolsonaro no revertía sus políticas medioambientales en pro de la preservación y reforestación.

Fuente: EFEverde