Medio Ambiente

Italia: Crean la primera área de esquí del mundo libre de plástico

La zona alpina italiana de Val di Pejo se convertirá la próxima temporada invernal en la primera área de esquí del mundo que prohíbe todos los plásticos de un solo uso, como vasos, platos o botellas, que desaparecerán de los refugios y de las escuelas de esquí.

esqui

“Se trata del primer paso en un programa de sostenibilidad mucho más amplio”, ha asegurado a EFE el director de la Empresa Turística del Val di Sole (donde se integra el valle afectado), Fabio Sacco, quien ha añadido que pretende convertir esta zona en “la más sostenible del arco alpino”.

El estudio, dirigido por expertos de la Universidad de los Estudios de Milán y de Milán-Bicocca, descubrió que en el glaciar de Forni por cada kilogramo de sedimento había 75 partículas de plásticos, un dato “comparable” a los niveles observados en los sedimentos marinos de Europa.

Estos expertos creen que el origen de los plásticos puede provenir de restos del material usado por alpinistas o que estas partículas fueran arrastradas por el viento, a lo que Sacco añade que su presencia se puede deber “al ciclo del agua”, que vengan directamente de masas acuáticas.

Los siguientes pasos en este “programa de sostenibilidad” son, según el responsable del organismo turístico, “monitorear todo lo que afecta a los residuos, a la energía y a los alimentos”.

Sacco explica que el objetivo es potenciar los productos de “kilómetro cero” y los “biológicos” en los refugios y escuelas de la zona, y en cuanto a la energía, el Val di Pejo utiliza como única fuente tres instalaciones hidroeléctricas que abastecen a locales y visitantes.

Para explicar y sensibilizar acerca de esta iniciativa a los visitantes (mayoritariamente excursionistas y esquiadores), se instalarán señales e indicaciones en el área de Pejo3000, como se conoce esta zona de esquí.

Entre los elementos prohibidos, están las vajillas de plástico, las pajitas e incluso las bolsas de ketchup y mayonesa habituales en los restaurantes, todo para potenciar una mayor “calidad del territorio” y responder a las necesidades de unos clientes “cada vez más atentos a estos problemas”, ha señalado Sacco.

El plástico acumulado a alturas como las de esta zona “se mantiene inalterado durante mucho tiempo, incluso decenios”, ha explicado a Ansa el glaciólogo Christian Casarotto, y “vuelve restituido al hombre en forma de daños al medio ambiente y a la salud, ya que entran en la cadena alimentaria”, concluye.

Fuente: EFEverde