Medio Ambiente

España: El cultivo extensivo de marihuana amenaza a los ecosistemas del sur

Las incautaciones han aumentado un 500% en zonas del Levante y Andalucía.

marihuana

El aumento del cultivo ilegal de cannabis en zonas del sur y este de España amenaza a hábitats y especies protegidas. La marihuana es la droga ilegal más consumida en el país y las intervenciones policiales en plantaciones han aumentado un 538% en los últimos años, según datos de 2019 del Ministerio del Interior.

El cultivo de la planta cannabis sativa , tradicional de las regiones montañosas de los países tropicales y subtropicales, ha tenido una gran éxito en las zonas rurales andaluzas y levantinas gracias al clima suave y a las temperaturas cálidas. Por esta razón, el sur de la península amenaza con convertirse en uno de los principales productores mundiales.

Esta producción deja “serias consecuencias para la biodiversidad”, afirma Marcos Moleón, profesor del departamento de Zoología de la Universidad de Granada. Las plantaciones provocan “graves molestias” a especies de aves rapaces como el águila real o el águila perdicera.

Según Moleón, las grandes rapaces son muy sensibles a la actividad humana en sus zonas de nidificación, lo que dificulta su reproducción y puede llevar a su extinción en esa parte del territorio. Otro de los perjudicados es el gato montés, al cual la basura generada por las plantaciones le impide cazar con normalidad.

Los residuos generados por las cinco cosechas al año que genera la planta de marihuana suponen también un impacto medioambiental muy importante. La deforestación y la pérdida de suelo fértil provocan también erosión del terreno que desemboca en correntías y corrimientos de tierra. Además, el olor intenso de las plantas desprende un componente llamado terpeno que afecta a la calidad del aire.

El gran problema, según Maleón, es la cantidad de agua que necesitan las plantaciones - entre 22 y 25 litros diarios por planta - y que habitualmente es recogida de manera ilegal directamente de ríos o arroyos. En zonas sensibles a la sequía, el gasto descomunal de agua tiene un “impacto tremendo” en la biodiversidad.

El investigador ha advertido que “es probable que las agresiones a la biodiversidad causadas por la marihuana aumenten drásticamente en los próximos años” y exige “respuestas urgentes a políticos y gestores europeos”. “Aún estamos a tiempo”, concluye Moleón.

Fuente