Medio Ambiente

El verdadero costo de la ropa que llevamos puesta

El alto impacto ambiental de la industria textil

greensreen.media

greenscreen.media

Según un informe realizado por la UNECE, la Comisión Económica para Europa de Naciones Unidas, la industria de la moda es la segunda emisora de dióxido de carbono. Alrededor de 20% de las aguas residuales o contaminadas proviene de esta industria. También, genera más de 21.000 millones de residuos y basura cada año. La mayoría del impacto se concentra en el continente asiático.

En otras palabras, una remera de algodón que podemos encontrar en cualquier casa, ha costado 2.700 litros de agua. Lo equivalente a todo lo que un humano promedio podría consumir durante aproximadamente 2 años y medio. Ojo, elaborar la camiseta no requiere de esta cantidad de agua, pero mantener los cultivos que sostienen el ritmo de producción acelerado en la industria sí.

El principal problema es que cada día compramos más y más ropa. Entre el año 2000 y 2014, el volumen de ropa producida se duplicó a causa de los nuevos hábitos de compra en occidente y se espera durante estos años que el fenómeno se repita pero a mayor escala.

¿Cómo se puede reducir el impacto?

Primero y principal, reduciendo el consumo, o sea, comprando menos. En la actualidad, las prendas de vestir tienen una vida útil 50% menos que hace 14 años. Aproximadamente la mitad de los productos en tiendas son desechados por la misma industria o por los consumidores al paso de un año. Otra medida que se podría tomar por parte de la industria, es la reducción en el uso de químicos.

El uso del poliéster, derivado del petróleo, se ha incrementado durante los años recientes y es uno de los mayores contribuyentes al calentamiento global. Durante el año 2015 se emitió unos 700.000 kilos de CO2 a la atmósfera. Se prevé que si esto no se modera, para el año 2050, los recursos consumidos por la industria de la moda se habrán triplicado y por consecuencia el daño hecho a nuestro planeta.

Fuente