Medio Ambiente

El secreto contra el cambio climático está en restaurar la naturaleza

Un estudio de la Universidad Católica de Rio de Janeiro y publicado en la revista Nature, identificó las áreas prioritarias para la restauración en todos los biomas terrestres y estima sus beneficios y costos.

troncoscortados

La restauración extensiva de los ecosistemas se considera cada vez más fundamental para conservar la biodiversidad y estabilizar el clima de la Tierra. Aunque se han establecido ambiciosos objetivos nacionales y mundiales, aún no se han identificado áreas de prioridad mundial que tengan en cuenta la variación espacial en los beneficios y costos, ¿por dónde empezar?

Un estudio de la Universidad Católica de Rio de Janiero (Brasil) y publicado en la revista Nature, identificó las áreas prioritarias para la restauración en todos los biomas terrestres y estima sus beneficios y costos.

De acuerdo con los investigadores, restaurar el 15% de las tierras convertidas en áreas prioritarias podría evitar el 60% de las extinciones que se esperan para 2050, y secuestrar 299 gigatoneladas de CO2, el 30% del aumento total de CO2 en la atmósfera desde la Revolución Industrial.

Como señala Nature, solo alrededor del 1% de la financiación dedicada a la crisis climática global se destina a la restauración de la naturaleza, pero el estudio encontró que tales “soluciones basadas en la naturaleza” se encontraban entre las formas más baratas de absorber y almacenar dióxido de carbono de la atmósfera, siendo los beneficios adicionales los protección de la vida silvestre.

Los y las investigadoras usaron un algoritmo que permitió identificar 1.200 escenarios para restauración, teniendo en cuenta la biodiversidad específica del bioma y los beneficios del carbono) y en varios objetivos de restauración. “Consideraron todas las tierras convertidas de ecosistemas naturales a tierras de cultivo o pastizales. No incluimos la restauración de ecosistemas naturales no convertidos pero degradados, que pueden contribuir sustancialmente a varios desafíos globales, debido a que sus costos y beneficios de restauración están mal cuantificados”, escriben en el paper.

Los beneficios para la biodiversidad se cuantificaron como la reducción de la deuda de extinción potencial por la pérdida de hábitat después de la restauración del ecosistema, evaluados individualmente para 20,319 especies de mamíferos, anfibios y aves, y se asumió que las áreas restauradas dentro del área de hábitat de cada especie se convertirían en hábitat para esa especie a largo plazo, reduciendo así el riesgo de extinción. Se espera que el 8% (1.666) de las especies evaluadas se extingan en las condiciones actuales del hábitat, similar a las estimaciones de la Evaluación mundial de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) 1, del 9% de especies en peligro de extinción.

“Nuestros resultados confirman que la restauración del ecosistema puede tener un papel importante en la mitigación del cambio climático a costos relativamente bajos. Aunque se necesita tiempo para que los ecosistemas restaurados alcancen las reservas de carbono de los ecosistemas conservados de referencia, los bosques tropicales (que constituyen la mayor parte del área de ecosistemas restaurados en todos los escenarios excepto en los de ‘minimizar costos’) vuelven al 90% de las reservas de carbono de referencia en 66 años ya> 50% en los primeros 20 años (ambas medianas). La biomasa corresponde al 92% de la estimación de carbono secuestrado y el suelo al 8% restante”, concluye el estudio.

En los escenarios principales, los precios del carbono de entre 10 y 15 dólares estadounidenses por tonelada de CO2 serían suficientes para cubrir los costos de los objetivos de hasta el 45% del área convertida global lo que podría generar beneficios de mitigación climática de hasta 702 ± 83 gigatoneladas de CO2. Esto se encuentra en el extremo inferior de las opciones de costos de mitigación según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) 2 y por debajo del precio de mercado de 2019 en el esquema de comercio de la UE (US $ 25 por tonelada de CO2 equivalente). Dicho esto, hacemos hincapié en que los esfuerzos de restauración deben ir acompañados de fuertes reducciones en las emisiones de combustibles fósiles.

Fuente