Los demócratas estadounidenses han acusado este jueves a las grandes petroleras, Exxon Mobil, Chevron, BP y Shell, de haber mentido sobre la peligrosidad de sus productos para evitar adoptar medidas contra las emisiones contaminantes.

marc-rentschler-F1rES0sVuIw-unsplash

Así lo ha señalado la presidenta del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara Baja, la demócrata Carolyn Maloney, en una sesión en la que han testificado los máximos ejecutivos de esas empresas.

“En colaboración con el Instituto Estadounidense de Petróleo y la Cámara de Comercio y otros grupos y firmas de relaciones públicas, la industria desarrolló una campaña coordinada de mentiras para esconder al público la peligrosidad de sus propios productos y desbaratar los esfuerzos globales para reducir las emisiones de gases invernadero”, ha afirmado Maloney al comienzo de la audiencia.

La legisladora progresista ha subrayado que al mismo tiempo esas compañías informaron entre 1990 y 2019 de unos beneficios de casi 2 billones de dólares

“Creen en la crisis climática”

Maloney destaca que el coste de la inacción ante el calentamiento global ha sido mucho mayor, ya que hoy en día EE.UU. afronta huracanes más intensos, incendios e inundaciones, entre otros.

La legisladora ha lamentado que las petroleras afirmen que creen en la crisis climática, que apoyen el Acuerdo de París y que hayan prometido que reducirán sus emisiones de carbono mientras se gastan millones de dólares en empresas de relaciones públicas para proyectar una imagen de “campeonas contra el cambio climático”.

“Pero sus acciones, cuentan una historia diferente”, ha advertido Maloney.

Ha añadido que, según un análisis elaborado por el personal del comité que dirige, esas cuatro petroleras han gastado en los últimos diez años una “fracción minúscula” de sus “inmensos recursos de cabildeo” para poner en marcha políticas contra el cambio climático, al tiempo que han invertido decenas de millones de dólares “para proteger sus beneficios de petróleo y el gas”.

Una visión distinta tienen los republicanos que durante la sesión criticaron los intentos de los demócratas por “demonizar la industria del petróleo y el gas”, como ha asegurado un miembro del comité, el conservador Ralph Norman.

“Los tipos que se presentan ante nosotros hoy administran organizaciones que proporcionan trabajos bien pagados y energía segura, asequible y limpia para todos los estadounidenses, algo que esta Administración intenta desmantelar llevando a cabo esta supervisión”, ha manifestado Norman.

El republicano ha indicado que los demócratas están centrados en “destruir” la industria y los empleos que proporciona como distracción del hecho de que no tienen ningún plan para recuperar la mano de obra en el sector ni la independencia energética del país.

Petroleras niegan la campaña de desinformación

Los directivos de las principales petroleras que operan en EE.UU., Exxon Mobil, Chevron, BP y Shell, han negado este jueves haber estado implicados en una supuesta campaña de desinformación para no reducir las emisiones contaminantes y adoptar otras medidas contra la crisis climática.

Los presidentes y directores ejecutivos de Exxon Mobil, Darren Woods; Chevron, Michael Wirth; BP America, David Lawler; y de Shell, Gretchen Watkins, han comparecido este jueves ante el Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara Baja de EE.UU. sobre esa supuesta campaña que los demócratas aseguran que han llevado a cabo.

Todos han sido tajantes a la hora de negar cualquier implicación en esfuerzos de este tipo cuando fueron interrogados por el legislador republicano Ralph Norman.

Fuente

Noticias Relacionadas

El barbijo sigue siendo efectivo contra el COVID-19: usarlo reduce 53 % la posibilidad de contagio

Leer Nota

Argentina: por qué se desechan toneladas de alimentos aptos para el consumo y cómo evitarlo

Leer Nota

Denuncian que la evaluación de la UE del glifosato no es “objetiva”

Leer Nota

Emiratos Árabes compra 80 aviones de combate Rafale a Francia

Leer Nota