Medio Ambiente

Crisis Climática: Los españoles son los que más notan su impacto dentro de la Unión Europea

Casi 9 de cada 10 españoles siente que la crisis climática tiene un impacto en su vida diaria, una percepción que crece entre los más jóvenes y comparten con sus vecinos del sur y este de Europa, los más preocupados del continente por este fenómeno.

granvia

Así se desprende de una encuesta elaborada por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que llega a una semana del inicio de la COP25 y justo después de que el prestamista comunitario haya tomado la decisión sin precedentes de dejar de financiar proyectos de combustibles fósiles a partir del final de 2021.

El 82 % de los europeos siente que la emergencia climática tiene un impacto en su día a día, una proporción que se eleva al 87 % en el caso de los españoles e incluso por encima en el de países del sureste del continente, como Hungría y Rumanía (96 %), Italia y Malta (ambas 94 %) o Grecia y Croacia (93 %).

En el lado contrario, los daneses (63 %), suecos (66 %), finlandeses y británicos (ambos 67 %) son los que menos perciben su efecto.

La diferencia tiene sentido a la luz del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), que apunta a que el sur de Europa se verá más afectado por la crisis climática, con aumentos de la temperatura de hasta 7º en los peores escenarios y un incremento de las sequías y olas de calor.

La actividad económica -desde la agricultura al turismo- es más susceptible de verse perjudicada en el sur que en otras regiones.

Esta brecha entre el norte y sur se repite también a la hora de atribuir importancia al desafío de la emergencia climática: cerca de la mitad de los europeos (47 %) lo considera el principal reto para sus países, pero mientras que en los nórdicos y el centro encabezan la lista, en el sur se cuelan por delante los problemas económicos.

Para la vicepresidenta del BEI, la española Emma Navarro, la encuesta refleja que hay una “preocupación generalizada” por el cambio climático y que, si bien “en el sur existen otras preocupaciones, como el desempleo y en España la estabilidad política”, la crisis climática sigue estando entre las principales preocupaciones, dijo a EFE.

En España, la emergencia climática figura en tercera posición (42 %) por detrás de la inestabilidad política (56 %) y el paro (72 %), considerado el gran reto también por italianos y griegos, según el informe elaborado junto con la consultora BVA a través de 30.000 encuestas.

Casi un tercio (31 %) de los españoles cree que tendrá que mudarse a una región más fría por el cambio climático, el 82 % considera que el impacto de los gases de efecto invernadero seguirá sintiéndose durante décadas aunque se detengan las emisiones y el 88 % cree que la emergencia climática provocará migraciones.

Curiosamente, el efecto que más preocupa no es el aumento de la temperatura (43 %), sino el deshielo de los glaciares (48 %).

Con todo, los españoles son de los más optimistas sobre las posibilidades de revertir el cambio -un 70 % cree que estamos a tiempo- y el 80 % afirma que su comportamiento puede marcar una diferencia, diez puntos por encima de la media europea en ambos casos.

Para el viceconsejero delegado de BVA, Edouard Lecerf, esto supone un “rápido y fuerte cambio de opinión” con respecto al pasado y es “reconfortante”. “Esperemos tener lo mismo en términos de acción”, dijo.

El informe pone de manifiesto además que los jóvenes europeos están más preocupados que sus mayores por la crisis climática, lo que no sorprende tras un 2019 marcado por los “Viernes por el Futuro”, las manifestaciones masivas contra el calentamiento global iniciadas por adolescentes.

El 52 % de los españoles entre 15 y 29 años cree que la emergencia climática está entre los principales problemas, diez puntos más que la media del país, y un 44 % espera tener que emigrar a un Estado más frío (frente al 20 % en la población frente 30 y 64 años).

Sin embargo, pese a la “brecha” de edad no hay un “choque generacional”, según Lecerf, ya que todos los grupos lo consideran una de sus grandes preocupaciones.

Fuente: EFEverde