Medio Ambiente

Ciudades latinoamericanas se trazan un nuevo compromiso: la neutralidad de carbono a 2040

El presidente estadounidense convocó a 40 líderes mundiales a la Cumbre de Acción Climática, en la que el país norteamericano anuncia sus nuevos compromisos de emisión de carbono de cara al Acuerdo de París.

karsten-wurth-0w-uTa0Xz7w-unsplash

Paralelamente, los gobiernos subnacionales se reunieron en el Iberoamérica Earth Day Summit para plantearle a la Casa Blanca su nueva y ambiciosa meta: alcanzar la neutralidad de dióxido de carbono en 2040, y no en 2050 como plantea el Acuerdo de París.

La Tierra se sigue calentando a un ritmo tan acelerado que cada vez más activistas y diferentes gobiernos locales piden acciones más contundentes. En su más reciente informe, la Organización Meteorológica Mundial reportó que la temperatura media global en 2020 fue de 1,2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales; cuando el Acuerdo de París propende por limitar el aumento de la temperatura a 1,5 ºC.

Si se llega a ese punto, las consecuencias podrían ser devastadoras. “Cada medio grado cuenta para la naturaleza y las personas. Las consecuencias de permitir un aumento superior a 1,5 °C podrían ser tan catastróficas como la pérdida total de los arrecifes de coral y hasta 2.700 millones de personas expuestas a olas severas de calor”, advirtió para WWF Roberto Troya, el director regional de esa organización en América Latina.

Una de las mayores apuestas para contrarrestar el calentamiento global es el compromiso de algunos países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y lograr un punto que se conoce como ‘net zero’. Esto es que no se produzca más dióxido de carbono del que la atmósfera pueda absorber.

Aunque el Acuerdo de París propone alcanzar ese punto en el año 2050, algunos creen que esa meta es demasiado tardía. Por eso, los gobiernos subnacionales reunidos en la Ruta Santiago-Glasgow piden una acción climática más vigorosa en la que las capitales sean protagonistas, ya que las ciudades emiten el 70% de los gases de efecto invernadero del planeta.

“Quedó comprobado que las naciones no solo no cumplieron con las metas de reducción de emisiones, sino que las aumentaron”, explicó en France 24 Sebastián Navarro, enviado global de la Ruta Santiago-Glasgow, al hablar sobre la importancia de las ciudades.

Navarro puntualizó que uno de los objetivos de los líderes subnacionales es aumentar la ambición para que el año 2040 sea el límite de la neutralidad de carbono. Ese fue el compromiso conjunto que presentaron los cuatro alcaldes que integran el CC35 durante el Iberoamérica Earth Day Summit, que se realizó en Washington D. C., el 21 de abril. Concretamente, la meta la establecieron Felipe Alessandri, alcalde de Santiago de Chile; Nasry Asfura, de Tegucigalpa; Ernesto Muyshondt, de San Salvador y Carolina Mejía, de Santo Domingo.

"Este anuncio de los gobiernos latinoamericanos fortalece la 'Carrera de  las ciudades hacia el Cero' y marca un hito clave en el camino hacia la Semana Regional del Clima (LACCW2021) que se realizará en República Dominicana y hacia la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26)", expresó la Ruta a través de un comunicado. Esa decisión fue aplaudida por organizaciones como WWF.

Navarro precisó que la intención del evento es que los gobiernos y líderes regionales de América Latina y el Caribe, y de España le planteen a la Casa Blanca las acciones climáticas que se están ejecutando desde lo local y a la vez pidan un compromiso certero frente a la financiación. “Creemos que es fundamental un plan de financiamiento masivo por parte de Estados Unidos, un nuevo Plan Marshall verde, que tal vez podría empezar en Centroamérica”, agregó Navarro.

De hecho, en el evento se discutió cómo movilizar el financiamiento del sector público y privado para impulsar la transición hacia la neutralidad de carbono y ayudar a las ciudades vulnerables a enfrentar los impactos climáticos a través del Fondo Subnacional para el Clima.

Cumbre climática de Joe Biden, tan solo el primer paso frente a los retos ambientales de EE. UU.

No en vano, el Iberoamérica Earth Day Summit se realizó justo antes de que el presidente estadounidense Joe Biden convocara a más de 40 líderes a la Cumbre del Día de la Tierra, que se realizó el 22 de abril. Allí, Estados Unidos anunció su compromiso en virtud del Acuerdo de París: reducir las emisiones entre un 50% y un 52% con respecto a los niveles de 2005.

Además, el país norteamericano instó a los otros grandes contaminantes del mundo (incluidos China y Rusia) a que aumentaran sus metas en el pacto internacional de cambio climático.

Esto no solamente marca la nueva postura de la Casa Blanca de cara al COP26, que se hará en noviembre en Glasgow, sino que además muestra que Estados Unidos vuelve a tomar el liderazgo para impulsar a otras naciones a que se esfuercen por lograr la neutralidad de carbono.

“Una cumbre es importante, pero no es suficiente para mostrar que el liderazgo ambiental ha vuelto a la Casa Blanca”, precisó en France 24 Isabel Cavelier, cofundadora de la organización colombiana Transforma y exnegociadora de cambio climático ante Naciones Unidas.

Cavelier añadió que América Latina verá cómo el cambio climático será cada vez más relevante en sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos, y temas como la transición energética y en la lucha contra la deforestación tomarán cada vez más fuerza. Así las cosas, el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París y sus nuevos compromisos ambientales también podrán traer nuevos retos a las naciones latinas.

Fuente