Medio Ambiente

Base militar secreta de la Guerra Fría devela que Groenlandia perdió el hielo hace 400 mil años con temperaturas similares a las actuales

Restos de tierra extraídos de ‘Camp Century’, una base excavada a 600 metros bajo el hielo en Groenlandia durante la Guerra Fría, ayuda ahora a estudiar la evolución climática.

Crédito: Clarín

Crédito: Clarín

El calentamiento global provoca que el hielo se derrita a mayor velocidad de la esperada, sobre todo en los polos, y esto ha hecho emerger secretos bajo la superficie helada. Este es el caso del ‘Camp Century’, una base secreta de Estados Unidos construida durante la Guerra Fría.

La base empezó a construirse en 1959, ubicada al noroeste de Groenlandia. Al principio las instalaciones servían para estudiar el Ártico, pero en 1962 se inició el proyecto ‘Iceworm’ (gusano de hielo). La idea era hacer túneles para esconder misiles balísticos a 600 metros bajo la superficie helada de Groenlandia.

Fue en 1967 cuando los ingenieros del Ejército estadounidense decidieron abandonar el proyecto a causa de la constante intrusión de la nieve en los túneles. Pero Camp Century ha dejado un legado único para el estudio de la evolución de las temperaturas a lo largo de la historia de la Tierra: un túnel de hielo de 1.3 kilómetros de largo.

La semana pasada, docenas de científicos se reunieron en la Universidad de Vermont (UVM) para hacer un estudio exhaustivo de otro regalo del túnel: lodo de la superficie terrestre de Groenlandia, descubierto por casualidad en muestras archivadas.

Este análisis del lodo sugieren que la capa de hielo de Groenlandia desapareció en un período cálido durante el último millón de años, cuando el clima global era muy parecido al de hoy.

Jørgen Peder Steffensen y Dorthe Dahl-Jensen, dos glaciólogos de la Universidad de Copenhague, dirigieron tareas de perforación en Groenlandia en los años 90 y extrajeron sedimento del núcleo del Camp Century. Pero en ese momento, los daneses estaban ocupados con su propia perforación, y algunos de los frascos quedaron sin abrir, y finalmente olvidados. “Sabíamos que debíamos almacenar bien el hielo porque nunca se sabe cuándo se vuelve valioso”, explican.

Todo cambió a finales del año pasado cuando los glaciólogos desenterraron 30 frascos de vidrio que contenían los 3 metros de sedimento del núcleo del Camp Century.

Los científicos daneses contaron sus hallazgos a Paul Bierman y Joerg Schaefer, dos geoquímicos de la Universidad de Columbia. Ambos son expertos en analizar las traza de isótopos radiactivos creados cuando los rayos cósmicos golpean la roca y el suelo expuesto, lo que proporciona pistas sobre cuándo esta tierra perdió el hielo. Un material que Bierman y Schaefer consideraron de gran valor. “Costaría decenas de millones de dólares obtener una muestra como esta”, dice Bierman.

Los primeros resultados sugieren que el sitio puede haber estado libre de hielo hace tan solo 400.000 años, durante un período cálido entre las edades de hielo.

Bierman y Schaefer esperaban que la fría zona norte de Groenlandia, donde se encuentra Camp Century, habría sido una densa superficie helada durante millones de años, tal vez desde el comienzo del Pleistoceno hace 2.6 millones de años. En cambio, las pruebas sugieren que el hielo ha cubierto Camp Century durante un máximo de 1 millón de años. “Podría ser menos, pero un millón de años es el máximo”, dice Bierman.

“Si estaba libre de hielo eso en realidad apunta a una capa de hielo de Groenlandia severamente reducida. El nivel del mar habría sido mucho más alto que hoy, a pesar de que el clima hace 1 millón de años era similar al actual. Esto es realmente aterrador”, dice Schaefer.

Las primera evidencias de los núcleos marinos y de otros lugares del territorio también sugiere que una gran fracción de la capa de hielo desapareció hace 400,000 años. Y el ADN que se encuentra en el fondo de varios núcleos de hielo proviene de plantas que habrían prosperado a temperaturas de verano de 10 ° C, aunque su edad es incierta.

Actualmente, el calentamiento global está provocando que el hielo que hay en los polos se funda a un ritmo cada vez mayor. Un efecto que pone en peligro a todo el planeta. En concreto en el Océano Ártico el hielo ha llegado a niveles mínimos este verano. La estación meteorológica DMI, cercana al aeropuerto de Qaanaaq en el noreste de Groenlandia, llegó a registrar máximas de más de 17°C, una temperatura excepcionalmente alta para el norte de Groenlandia, incluso en verano.

Los 28 frascos del barro de Camp Century que quedan probablemente guardan aún más secretos. Los científicos están buscando macrofósiles, cera de hojas, minerales, gases nobles y mucho más para responder preguntas sobre cómo era el antiguo paisaje de Groenlandia y cuando y como sufrió un gran deshielo por última vez.

Fuente