Medio Ambiente

Amazonia: Se celebró la cumbre alternativa de cambio climático

El movimiento Extinción Rebelión y el Instituto Socioambiental, de Brasil, citaron a una COP alternativa en el corazón de la Amazonia, que este año sufrió más de 74.000 incendios.

amazoniapaisaje1

"Incendios sin precedentes están devastando el Amazonas: más de 74,000 incendios este año es un aumento del 84% con respecto al recuento del año pasado. Esta es una tragedia internacional y una contribución peligrosa al caos climático. Los agricultores y ganaderos entienden el mensaje del presidente Jair Bolsonaro como una licencia para cometer incendios provocados con impunidad sin sentido, a fin de expandir agresivamente sus operaciones en la selva tropical. Sin embargo, la destrucción del Amazonas no es nueva. Los pueblos indígenas de la Amazonía han estado haciendo sonar la alarma sobre los riesgos para la selva tropical durante años y resistiendo la destrucción, a veces a costa de sus propias vidas".

Con este mensaje, el movimiento Extinción Rebelión, que lucha contra el cambio climático, invitaba a marchar por las calles del mundo en una de las jornadas de protesta más recordadas y masivas, el pasado 5 de septiembre.

El pasado viernes 15 de noviembres, algunos huelguistas climáticos europeos y activistas Extinción Rebelión viajaron hasta Terra do Meio, enla zona de amazónica de Xingu (Brasil) para compartir ideas con líderes indígenas, campesinos, activistas ambientales, científicos, antropólogos y arqueólogos climáticos de Brasil. Según The Guardian, también asistió la anarcopunk rusa, Nadya Tolokonnikova, de Pussy Riot.

Cabe recordar que dos países latinoamericanos ya rechazaron hospedar la COP25: Brasil en noviembre del año pasado, y Chile, también este mes. La "COP amazónica" se celebra desde el pasado viernes 15 de noviembre, invitados por el Instituto Socioambiental (ISA), con el Instituto Ibirapitanga y la asociación extractivista Iriri.

Es más que simbólico que la COP Alternativa se desarrolle en Xingu, y apenas a dos semanas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático de 2019. Entre enero y septiembre de 2019, más de 31,000 hectáreas fueron deforestadas dentro de las Tierras Indígenas y las Unidades de Conservación en la cuenca del río Xingu, según datos de la red Xingu. La minería de oro, las invasiones, la relajación de la legislación, los incendios incontrolados, los avances en la agricultura y la presión causada por las grandes obras de infraestructura explican estas tasas. Hay más de 37 millones de árboles talados en solo ocho meses, y el año aún no ha terminado.

Con Belo Monte, más de 30,000 personas llegaron a la región en menos de dos años, a 100 kilómetros de Xingu comenzaron a vivir en una sequía artificial con el desvío del río y Altamira llegó al puesto más violento del país, con la tasa más alta de homicidios registrados en todos los municipios brasileños en 2017.

El científico Antonio Nobre dijo a The Guardian que el bioma amazónico ha sobrevivido durante 50 millones de años a pesar de las erupciones volcánicas, las eras glaciares, los meteoritos y la deriva continental, pero ha sido amenazado como nunca antes por los últimos 50 años de actividad humana. El objetivo es ver el debate sobre "el clima desde el bosque en lugar de la ciudad, y llevar a las personas y la naturalidad a su corazón".

En un comunicado, Extinción Rebelión responsabilizó a la empresa de inversión estadounidense Black Rock, como un inversor principal en la crisis de deforestación y conflicto de tierras. Sus inversiones en empresas con riesgo de deforestación han aumentado desde 2014, de un total de $ 1 mil millones de dólares a $ 1,6 mil millones de dólares en 2018, lo que los convierte en los principales inversores en deforestación desde los bosques brasileños hasta Indonesia o Borneo.

Además de la deforestación, BlackRock es el mayor inversor en carbón a nivel mundial, incluso en el desarrollo de nuevas plantas. El carbón es el combustible fósil más mortífero del mundo, daña la salud de las personas, destruye los ecosistemas locales y actúa como el principal impulsor del cambio climático en todo el mundo. Es un importante inversor en arenas bituminosas, peor para el clima que cualquier otra extracción de petróleo; principal accionista de todas las grandes empresas que buscan perforar el Ártico; y también es uno de los mayores inversores en casi todas las compañías petroleras que operan en la Amazonía occidental.

Fuente