Medio Ambiente

94 ciudades firmaron un nuevo "pacto verde" para reducir emisiones de CO2

Los alcaldes de 94 ciudades se comprometieron en Copenhague a sumar más esfuerzos para que en 2030 haya menos emisiones de gases efecto invernadero.

emisionesco2

Cerca de cien de las principales ciudades del mundo se comprometieron este miércoles a actuar para que el aumento de la temperatura global a finales de siglo no supere los 1,5 grados, subrayando su apoyo a un nuevo pacto verde global que reconoce que la situación es urgente.

París, Nueva York, Londres o Madrid, pertenecientes al igual que el resto al grupo de ciudades contra la crisis climática C40, lanzaron su promesa en Copenhague, donde alcaldes de las 94 urbes de esa red celebran una cumbre que empezó ayer que se prolongará hasta el sábado en busca de soluciones comunes.

"Como alcaldes, nuestra primera responsabilidad es proteger la vida de nuestros ciudadanos, y la crisis climática supone el mayor riesgo para la salud y la prosperidad", dijo en conferencia de prensa el anfitrión y representante de la capital danesa, Frank Jensen.

El acuerdo aspira a reducir las emisiones en los sectores más contaminantes: el transporte, la industria, la construcción y el tratamiento de los residuos.

El martes el C40 había anunciado que, tras alcanzar el pico marcado para poder limitar la subida de la temperatura global a esos 1,5 grados, treinta de sus ciudades han bajado ya sus emisiones una media de un 22 %, un porcentaje que en Copenhague llega al 62 %.

El pacto defendido recalca la intención de que la lucha contra el calentamiento esté en el centro de sus decisiones. Además, reclama que en aquellos territorios que son dependientes de las industrias con un alto contenido de carbono se presenta una transición "justa".

Su alerta, que busca evitar las peores consecuencias de la emergencia climática, implica reducir a la mitad las emisiones para el año 2030. Una de sus estrategias es que los carros que utilizan combustibles fósiles sean sustituidos por los que usan energías limpias.

Las ciudades invitaron a líderes políticos, inversores o miembros de la sociedad civil a sumarse a su lucha, y recalcaron que colaborarán de cerca con los más jóvenes "para ayudarles a dar forma el futuro sostenible que quieren".

"Todos sabemos que los más vulnerables son quienes más están sufriendo el calentamiento. El nuevo pacto verde global debe ser un proyecto colectivo", concluyó la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, relevada en la presidencia del C40 por su homólogo de Los Ángeles, Eric Garcetti