Medio Ambiente

3.200 millones de personas en riesgo por la degradación del suelo

La degradación critica del suelo, además de ser la causa de la perdida de especies, pone en riesgo a millones de personas en el mundo y provocara grandes migraciones para 2050.

Una sombra humana se proyecta en la resquebrajada y árida tierra de un campo agrario. EFE

Una sombra humana se proyecta en la resquebrajada y árida tierra de un campo agrario. EFE

El informe presentado en el cierre de la Sexta Plenaria de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), revela los impactos negativos de un manejo “no sostenible”, de las tierras, basados en hallazgos realizados por más de 100 expertos.

“La degradación del suelo es posiblemente el tema ambiental que afecta de mayor manera a la población del mundo; dos de cada cinco personas se ven significativamente afectadas en su modo de vida en nuestro tiempo”, dijo Bob Scholes, científico y copresidente de la evaluación de suelos de IPBES.

“No hay ecosistema o país en el mundo donde no puedas encontrar afectación de la tierra”, agregó.

La pérdida de la fertilidad del suelo, la erosión y aumento en toxicidad, especialmente por la acumulación de sales, son parte de las características encontradas en tierras con una decreciente productividad, situación que hace “más vulnerables” a sus pobladores.

“El suelo es un recursos que se está agotando. La demanda que ponemos es mayor y el problema se acelera”, comentó Scholes.

“Los procesos de degradación de la tierra contribuyen en un 10 % a los gases invernadero que están dirigiendo en gran medida nuestro cambio climático”, acotó el experto.

Si bien la evaluación no revela los ecosistemas más amenazados, sí reporta que las tierras de poca producción biológica y las tierras congeladas están altamente “susceptibles” a la degradación de una forma que antes no ocurría.

Los científicos proyectan que para 2050 la mayor parte de la degradación ocurrirá en América Central, América del Sur, África subsahariana y Asia, que son presentadas como las áreas a las que le quedan la mayor cantidad de tierra adecuada para la agricultura.

Además, el deterioro y el cambio climático provocarán una reducción de los cultivos en un 10 % como promedio en el mundo, pero de hasta un 50 % en regiones específicas, efectos que amenazarán la seguridad alimentaria, la purificación del agua, la provisión de energía y otras contribuciones de la naturaleza esenciales para la humanidad.

En su informe, también proponen mecanismos para restaurar, revertir y contener la degradación, manifestada con abandono de tierras, disminución de poblaciones de especies silvestres, pérdida de praderas y agua dulce, así como la deforestación.

Entre ellos están el mejoramiento de los sistemas de monitoreo, la aplicación de políticas globales, el manejo de la presión de pastoreo, el control de la fuentes de contaminación y la promoción de prácticas como replantación de especies nativas y el desarrollo de infraestructura ecológica.

Fuente: EFEverde