Medio Ambiente

Plástico de los oceános convertido en ropa

Marcas como Adidas han dicho que, para 2024, todo el poliéster virgen que usan será reemplazado por poliéster reciclado. Según la ONU cerca del 75 % del plástico generado por la pandemia de COVID-19 llegará a vertederos y mares.

naja-bertolt-jensen-IUBc0cxN7Lc-unsplash

Que la contaminación por plástico está llegando a cada rincón del océano ya no es ninguna sorpresa. Hacia el año 2019, las Naciones Unidas (ONU) había estimado que ocho millones de toneladas de residuos de plástico llegan a los océanos cada año. Pero la cifra podría quedarse corta para el 2021, tras un año de utilizar constantemente tapabocas y guantes quirúrgicos, además de incrementar los domicilios, que se suelan entregar en envases de plásticos, la misma ONU volvió a estimar que “cerca del 75 % del plástico generado por la pandemia de COVID-19 como mascarillas, guantes y botellas de desinfectante para manos se convertirá en desechos que llegarán a vertederos y mares”.

¿Cómo enfrentar esta crisis? Aunque son varias las soluciones, la marca Adidas empieza a trabajar en una: usar estos residuos de plástico como material para hacer zapatos y camisetas.

La compañía explica que, actualmente, llega a producir hasta 400 millones de pares de zapatos cada año, lo que consume bastante varios recursos. Lograr que uno de estos sean los plásticos que llegaron al mar, según ellos, podría ayudar a hacer la compañía más sostenible.

De hecho, la meta de ADIDAS es reemplazar todo el poliéster virgen con poliéster reciclado para 2024. Actualmente, más del    40 % de la ropa de Adidas utiliza poliéster reciclado. De hecho, camisetas que han diseñado para el fútbol universitario, equipos de béisbol, la NHL, el Abierto de Australia, entre otros, ya aplican esta técnica.

Otro de los objetivos de la marca, cuyo lanzamiento fue aplazado a principios de 2022, es crear un zapato 100 % reciclable. Bautizado como el Futurecraft Loop, tiene partes que podrían reutilizarse para crear otros zapatos.

Pero Adidas no es la única compañía que empieza a trabajar para afrontar esta crisis de plástico. Coca Cola, por ejemplo, una de las compañías a las que se le puede redireccionar gran parte de la responsabilidad por el exceso de plástico de un solo uso que hay en el mundo, también ha dicho que ha iniciado programas con ese fin. En febrero de este año anunciaron que, en Estados Unidos, están introduciendo botellas de plástico 100% recicladas.

En Colombia, algunas de las medidas que ya se tomaron fue ponerles impuesto a las bolsas de plástico. Para 2019 se estima que se había recaudado casi $23.000 millones a través de este impuesto y, según el Ministerio de Ambiente, se había reducido en un 53 % su consumo.

En la Reforma Tributaria, que fue retirada por el presidente Iván Duque, después de que en la gente saliera a las calles por esta propuesta y otros problemas que se han vivido durante esta administración, también había una propuesta de ponerle impuestos a los envases de plástico de un solo uso.

La tarifa del impuesto propuesta era de 0.00005 Unidad de Valor Tributario (UVT) por cada gramo del envase, embalaje o empaque. Vale recordar que, para 2021, el UVT equivale a $36.308.

Fuente