Inspirador

Teatro infantil para la inclusión

La Galera Encantada incorpora a su elenco actores con capacidades diferentes en dos obras infantiles: “El Mago de Oz” y “Robin Hood”.

Foto: Clarín

Foto: Clarín

Héctor Presa, actor, director y autor teatral de La Galera Encantada, pensó que en una sociedad que tiene tanto por aprender, lo mejor era empezar con los más chiquitos.

De esta forma, reescribió las historias de El Mago de Oz y Robin Hood, pensándolas para representarse con distintos actores, que tienen capacidades diferentes.

“Lo que se busca en cada una de estas historias es hacer una adaptación para el público infantil. En el caso de Robin Hood, que originalmente no es una obra para chicos, se intenta focalizar en la disputa entre los buenos y los malos del poder, y paralelamente a eso, la historia de amor entre Lady Marian y Robin Hood. En el caso de El Mago de Oz, se busca valorizar la relación entre los personajes, el hecho de que si todos se ayudan y colaboran entre sí, las dificultades puedan solucionarse”, explica Presa.

“El cuento original se toma como punto de partida, pero finalmente termina siendo una historia nueva, adaptada a la motricidad y al lenguaje que pueden manejar los actores, pero también a las exigencias que tiene toda obra para chicos: el ritmo, las imágenes, etc.”, agrega.

En cuanto a la puesta en escena, se mantiene una estética simple: para Robin Hood, tres estructuras metálicas y unos paraguas; para El Mago de Oz, un piso violeta que permite establecer el recorrido del famoso camino amarillo del cuento. Además, la música es esencial para la ambientación, y le da fuerza a algunos de los temas que se van tocando.

El director reconoce que derribar barreras no es algo sencillo, pero que sin dudas vale la pena: “Inicialmente me manifesté preocupado por no saber encarar el tema, porque no tenía ningún tipo de experiencia. Y cuando empecé a trabajar me di cuenta que el proceso no cambia, cada uno de mis actores tiene las mismas características que uno se encuentra cotidianamente: algunos se basan en la letra, otros en la acción, algunos son más emocionales y otros más pragmáticos. Cada uno enriquece el trabajo con esas características únicas que tiene para ofrecer”.

“Creo que atravesamos una época en la que sigue siendo necesario mostrar que hay elencos inclusivos, grupos de teatro que se preocupan por esos actores con capacidades diferentes. Me parece que la difusión es importante para poder informarles a todos que esta realidad existe, y que ellos pueden desarrollar su trabajo como todos”, concluye Presa.

Fuente