Inspirador

Primer hotel argentino que da empleo a jóvenes con síndrome de down

Realizan tareas en las distintas áreas del hotel ubicado en Villa Carlos Paz.

19250654_1280899048676347_2174464496882698095_o

El Cid, es el primer hotel del país atendido por personas con síndrome de down y discapacidad intelectual. Es un hospedaje de tres estrellas de la ciudad cordobesa, fundado en 1966 y trabajan en conjunto con la Fundación Unidos por la Inclusión Social (Upis)

Lucía Torres, madre de Bruno, un joven con síndrome de down, se inspiró en un proyecto italiano, el “Albergo ético”, de Mauro Dagna, un hospedaje de la ciudad de Asti, donde el 50% del personal son jóvenes con esta misma condición.

"En el 2017 se empezó a gestar este proyecto. Me puse en contacto con Dagna, que le encantó la idea, y también con Rodrigo Cerna, que es dueño del hotel, quien le pareció muy viable la idea", relata Lucía, que cuenta con el apoyo y compromiso de la Asociación Hotelera y Gastronómica de esa ciudad turística.

Actualmente, hay cinco chicos con síndrome de down que trabajan en el hotel, que tienen entre 19 y 40 años.

"Trabajan en la recepción, el comedor, las habitaciones, la cocina y en mantenimiento. Hay uno en cada puesto y después van rotando. La idea es que todos vayan adquiriendo el conocimiento de los lugares", señala Lucía.

El proyecto funciona dentro del programa Promover del Ministerio de Trabajo de la Nación, el cual entrega subsidios para los beneficiados.

"La capacitación se las damos nosotros. Y el Gobierno aporta un salario por las cuatro horas de trabajo. Pero sólo es por seis meses. Y eso es problema porque hay chicos que necesitan más tiempo para aprender un oficio", señala el presidente de la fundación.

"Nuestro objetivo es que una vez que pasen por el programa, ellos sean autónomos e independientes como cualquiera de nosotros. Acá les enseñamos la vida tal cual es, sin ninguna sobreprotección", agrega Lucía.

"Vemos progresos todos los días. Los cambios que tuvieron a nivel de personalidad fueron increíbles", dice Lucía, y da un ejemplo: "Natalia, que tiene 19 años, por primera vez en su vida viajó sola en colectivo, desde Cosquín, donde vive. E hizo 35 kilómetros y caminó varias cuadras para llegar al hotel. Esto antes era impensado".

Fuente