Inspirador

Estados Unidos: Un boy scout con autismo no verbal alcanzó el rango más alto

Lograr el más alto honor entre los boy scout no es una tarea fácil: uno debe pasar años ganando 21 insignias de mérito en temas como primeros auxilios, comunicación y ciencias ambientales.

Crédito: CNN

Crédito: CNN

Ganar la mayoría requiere que un scout se comunique verbalmente, como dando un discurso o colaborando con un equipo.

Timmy Hargate, de 21 años y autista no verbal, se unió a la tropa Boy Scout 461 en Highland Heights, Ohio, cuando tenía 11 años. Estaba decidido a convertirse en un scout águila, y después de unos nueve años de arduo trabajo, finalmente logró esa meta en diciembre.

Solo el 6,5% de todos los scouts elegibles obtuvieron el honor en 2018, según la revista Scouting.

“Es muy inteligente y te entiende, pero no puede hablar muy bien”, dijo su padre Ed Hargate.

“Fue extremadamente difícil [para él convertirse en un scout águila] porque no podía hacerlo de la manera típica en que la mayoría de los niños pueden hacerlo”.

Hargate ha trabajado con terapeutas en la Escuela Lerner para Autismo de la Cleveland Clinic desde el tercer grado. Aprendió a usar una iPad para escribir palabras o seleccionar respuestas preprogramadas.

La insignia de mérito de las comunicaciones le resultó difícil. En lugar de entregar una presentación verbal, hizo una utilizando PowerPoint.

Para completar otras insignias de mérito que requerían que un explorador demostrara conocimiento verbalmente, a menudo completaba pruebas escritas de selección múltiple para demostrar su comprensión del material.

Hargate no quería tomar la salida fácil, dijo su padre. En lugar de eso, a menudo eligió completar la más difícil de las más de 100 insignias. Optó por obtener la insignia de caminata y terminó recorriendo 88,5 kilómetros en cinco días.

Para el proyecto de servicio de scout águila de Hargate, él organizó y administró el Día de Campo anual de verano en la Escuela Lerner. Sus tareas incluían planificar las actividades y supervisar a los miembros de las tropas.

Aunque la mayoría de los scouts deben completar los requisitos para ser águila antes de los 18 años, la organización permite excepciones para el avance de aquellos con necesidades especiales.

“Lo que los Boy Scouts han hecho es importante no solo para brindarle educación y experiencia al aire libre, sino también para que tenga la oportunidad de interactuar y relacionarse con otras personas de su edad”, dijo Ed Hargate.

“Le dio la confianza de poder saber que puede hacer cosas, que puede superar esa discapacidad”, agregó el padre del joven scout.

Phoebe Mason, patóloga del habla en la Escuela Lerner, dijo que Hargate siempre está sonriendo y animando a otros estudiantes en el aula.

“Creo que convertirse en un scout águila sería difícil para cualquiera, y ver lo que ha hecho es increíble”, dijo Mason.

No todas las personas con autismo no pueden hablar. El autismo implica una amplia gama de condiciones caracterizadas por desafíos con habilidades sociales, comportamientos repetitivos, habla y comunicación no verbal, según Autism Speaks. Afecta a aproximadamente 1 de cada 59 niños en Estados Unidos, según los CDC.

Fuente