Inspirador

En Chile fabrican bolsas plásticas hidrosolubles

Emprendedores chilenos han logrado una bolsa que se desintegra al contacto con el agua.

Solubag2

Roberto Astete y Cristian Olivares son los responsables de este innovador material que se logra al sustituir el petróleo por caliza, que no daña al medio ambiente, en la fórmula de plástico.

Este descubrimiento se dio mientras ambos emprendedores se encontraban trabajando en la fabricación de un detergente biodegradable, que los llevó a una fórmula química a base de PVA (alcohol de polivinilo soluble en agua) que reemplaza los derivados del petróleo, causantes de la indestructibilidad del plástico que actualmente se ha convertido en un grave problema ambiental de contaminación en los océanos y ríos.

Además de las bolsas plásticas, se fabricaron bolsas de tela reutilizables derivadas del mismo material que pueden ser solubles en agua caliente. En una conferencia de prensa, se demostró como en cuestión de segundos las bolsas se desintegran completamente al contacto con el agua, dejando un rastro blancuzco de carbono, que según sus creadores, no tienen ningún efecto en el cuerpo humano, y para demostrarlo, el mismo Cristian bebió varios vasos del agua resultante de la solución de las bolsas.

Al fabricar estas bolsas se puede programar la temperatura en la que las bolsas se disolverán, por lo que la lluvia no sería un problema y podría convertir en casa una olla común en una maquina ‘recicladora’. Además, las bolsas son anti asfixia, pues se disuelven al contacto con la saliva o las lágrimas y pueden ser fabricadas por las empresas productoras de plástico actuales, pues únicamente es necesario modificar la fórmula, e incluso tendría un coste de producción similar.

Fuente