Inspirador

Ecuador busca confeccionar ladrillos con botellas plásticas usadas

Diseñaron una máquina eléctrica, sencilla de usar, donde los usuarios reciben dos centavos de dólar por cada botella de plástico tereftalato de polietileno (PET) que reciclen.

Foto:  eluniverso.com

Foto: eluniverso.com

Las dos primeras máquinas, cuyo software es 100% ecuatoriano, fueron probadas en Manta, Manabí, a finales de 2015. Los primeros resultados fueron positivos.

“El aparato escanea el código de barras de la botella, la censa, la tritura y paga a la persona”, dice Marcelino Durán Barba, CEO de Tritubot.

Después de realizar los ajustes lograron que varias empresas se interesaran en el proyecto. El atractivo fue que las marcas podían publicitar sus logos en las máquinas.

Una de las que da apoyo a la iniciativa, desde noviembre de 2018, es CNT (Corporación Nacional de Telecomunicaciones). Luego, hace cuatro meses, se unió la estatal Petroecuador a través de su red de gasolineras, comenta Durán: “Ellos apostaron a realizar una campaña publicitaria muy diferente en la que se involucra la responsabilidad social y logramos un convenio para ubicar nuestras máquinas en varias estaciones de servicio. Luego se sumaron otras empresas”.

Hasta el momento Tritubot ha procesado 263.967 botellas plásticas y pagado más de seiscientos mil centavos. Cada máquina tiene capacidad de recolectar 700 botellas enteras y hasta 1.200 trituradas.

El plástico retirado del equipo es llevado a las instalaciones de la empresa en Quito, donde se procesan de nuevo hasta conseguir las llamadas escamas de PET.

En ese estado el material ya se podría comercializar, pero la idea es darle mayor valor agregado.

Expertos de la empresa se encuentran realizando pruebas e investigaciones para poder confeccionar ladrillos con plástico.

“Nosotros pagamos dos centavos por botella al usuario, es decir, el valor real del impuesto redimible. El reciclador de base por lo regular debe recoger entre 35 y 40 botellas para lograr un kilo y lo vende en 0,35 y 0,45 centavos a otras recicladoras, pero si se acerca a nuestro equipo va a recibir el doble de ingresos”, indica Duran.

El ejecutivo sostiene que las empresas que decidan invertir en la iniciativa obtienen ventajas como que la ciudadanía vincule su marca con responsabilidad ambiental.

Las máquinas, que actualmente funcionan en 44 puntos estratégicos del Ecuador, han recibido una gran acogida, sostienen sus creadores. En varios equipos, especialmente los ubicados en Quito, llegan a recolectar hasta cuatro mil botellas de PET en un día y los domingos es cuando se genera mayor oferta del material.

Los aparatos también poseen un sistema informático que envía alertas en tiempo real a un centro de monitoreo para saber cuándo están llenas o si les falta dinero. El pago se lo realiza con monedas de uno, cinco y veinticinco centavos.

Fuente