Animales

Varias especies de animales estarían evolucionando su aprendizaje vocal por superviviencia

Una reciente investigación señaló que la exageración de sonidos para representar depredadores un poco más grandes y ahuyentar al enemigo, puede ser el resultado del desarrollo de la capacidad sonora de algunas especies.

monoaullador

Los silbidos, aullidos y ruidos que se escuchan en la selva hacen parte del paisaje sonoro del mundo animal. Señas que conforman la comunicación entre las diferentes especies que a través de sonidos ahuyentan a sus rivales o atraen a su pareja. Las gacelas, los monos aulladores o los murciélagos son algunos de los animales que crean llamados.

Aunque en un principio estos sonidos se convirtieron en métodos de supervivencia de algunas especies, una reciente investigación señaló que la exageración de estos sonidos, para representar depredadores un poco más grandes y ahuyentar al enemigo, puede ser el resultado del desarrollo de la capacidad de imitar sonidos de otros animales después de escucharlos y mandar un mensaje falso a quienes los quieran atacar.

“Estamos refiriéndonos a una posible evolución del aprendizaje vocal”, dijo a The New York Times Maxime García, biólogo de la Universidad de Zurich en Suiza, quien publicó la investigación en la revista Biology Letters este mes. Esta idea se basa en estudio previos sobre el aprendizaje vocal en los seres humanos y la capacidad para controlar los tonos de voz diferentes.

Tradicionalmente, los científicos han razonado que el control vocal del Homo sapiens fue un peldaño en la escalera de la evolución del habla. Incluso, en 2016 un estudio del biólogo David Reby argumentó que los humanos se convirtieron en tramposo debido a sus capacidades de sonar diferente si así lo desean. Ahora, los investigadores de la Universidad de Zurich aplican la misma idea, pero en el mundo animal.

Uno de los ejemplos utilizados para representar esto, es el caso de la foca Hoover un animal que pasó gran parte de su vida molestando a los visitantes en el Acuario de Nueva Inglaterra con un acento grueso e impostado. Hoover murió en 1985, pero los científicos confirmaron el año pasado que las focas, incluso las menos talentosas, realmente puden aprender a cambiar las frecuencias sónicas.

Los científicos señalan que al menos 164 especies de mamíferos no primates son aprendices vocales confirmados o están relacionados con uno y pueden producir frecuencias muy alejadas de lo que podrían realizar por su tamaño corporal.”El mayor impacto que tendrá este artículo es ver el papel del control vocal fuera de los primates y comparar una gran cantidad de mamíferos”, dijo. “Esto es algo que realmente necesitamos hacer”, agregó al New York Times.

Fuente