Animales

Suiza prohíbe triturar pollitos vivos

Esta polémica práctica es legal en al Unión Europea. Las granjas sacrifican cada año entre 4 mil y 6 mil millones de polluelos macho porque no producen huevos ni sirven para la producción de carne.

pollitos

Arrojándolos a la trituradora, asfixiándolos con dióxido de carbono o electrocutándolos. Así mata la industria del huevo a los pollitos macho porque no producen huevos ni crecen lo suficientemente rápido como para justificar el coste de alimentarlos para producir carne.

El sacrificio de los machos recién nacidos, de forma más o menos ortodoxa, es una práctica muy extendida en todo el mundo. De hecho, según PACMA, cada año son sacrificados entre 4.000 y 6.000 millones de polluelos que, una vez triturados, sirven para la elaboración de piensos para reptiles y otros animales que van a parar a los zoológicos.

Conscientes de lo cruel que resulta acabar aplastado en una trituradora, en Alemania, donde la industria del huevo sacrifica anualmente 45 millones de polluelos, un grupo de investigadores de la Universidad de Leipzig diseñó el año pasado un método para determinar el sexo de los polluelos antes de nacer.

El procedimiento propuesto por los expertos es rápido, sencillo y poco invasivo. Consiste en agujerear la cáscara del huevo con un láser y extraer parte del líquido contenido en él para analizar las hormonas sexuales. Gracias a ello es posible reconocer el sexo del polluelo antes de que nazca con una certeza del 98,5%.

Los primeros huevos de gallinas ponedoras incubadas siguiendo este procedimiento patentado como “Seleggt” se empezaron a vender en los supermercados berlineses del Rewe Group en noviembre de 2018 bajo la etiqueta Respeggt, que es una combinación de las palabras respeto y huevo. A partir de 2020, el grupo planea empezar a instalar esta tecnología en las granjas avícolas alemanas y expandir su modelo al resto de Europa.

Por su lado, Suiza ha aprobado recientemente una enmienda sobre su Ley de Protección Animal que prohibirá, a partir del 1 de enero de 2020, el triturado de polluelos macho recién nacidos. La práctica ya estaba en declive en el país, pero la nueva medida permitirá erradicarla del todo, pues las granjas avícolas serán inspeccionadas por los servicios veterinarios locales para garantizar el cumplimiento de la nueva regulación.

La normativa europea relativa al sacrificio de animales durante su matanza, en cambio, establece que la trituración de pollitos es un método legal y permitido para el sacrificio de los “lotes” sobrantes de hasta 72 horas de vida. De hecho, en este Reglamento se detalla concretamente en qué consiste el método mecánico de trituración y se especifica que “este método triturará instantáneamente y matará de forma inmediata a los animales”.

Según el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA), en España, donde nacen cada día más de 100.000 pollitos macho, se sacrifican cada año 35 millones de polluelos a las pocas horas de nacer.

Tras el cambio de normativa en Suiza, los ambientalistas han asegurado en un comunicado que “haremos todo lo posible para que en España y en Europa se legisle en favor de medidas que eviten la tortura, la muerte y el sufrimiento a millones de animales que cada año son arrinconados por la industria ganadera y tratados como desperdicios”.

Y es que, no son solo los machos los que sufren, pues el 82% de las hembras ponedoras viven confinadas en jaulas con menos espacio vital del que ocupa un folio, según la oenegé Igualdad Animal. Además, se les corta el pico con rayos infrarrojos sin ningún tipo de anestesia para evitar los casos de canibalismo y picaje de unas a las otras, que no son más que comportamientos desarrollados como consecuencia del estrés.

En cuanto a la industria de la carne de pollo, según ha explicado en declaraciones a La Vanguardia el secretario general de la Organización Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo (Propollo), Ángel Martín, en España se sacrifican cada año 560 millones de aves, lo que sitúa el país en el cuarto productor de carne de ave de la Unión Europea.

Fuente