Animales

Rescatan a cinco osos de la tortura de la extracción de bilis

La medicina china tradicional usa desde hace miles de años esta sustancia para enfermedades hepáticas, entre otras.

Crédito: World Animal Protection

Crédito: World Animal Protection

La ONG Education for Nature Vietnam, con la ayuda de las autoridades locales vietnamitas y la organización internacional para el bienestar animal World Animal Protection, rescató hace unos días cinco osos negros asiáticos (Ursus thibetanus) que llevaban más de trece años enjaulados en una granja de extracción de bilis del país.

Desgraciadamente, este no es un hecho aislado, pues la existencia de este tipo de instalaciones es común en Asia, donde los osos son encerrados para extraerles la bilis desde hace miles de años. ¿El motivo? La presencia en este líquido del ursodiol, un ácido que sólo estos osos producen en cantidades significativas y que es eficaz contra ciertas enfermedades hepáticas.

No obstante, la medicina tradicional china va más allá y prescribe la bilis de oso para curar varios tipos de cáncer e incluso la epilepsia, unas propiedades curativas que generan unos 2.000 millones de dólares cada año.

En las granjas de bilis, para extraer esta substancia perforan el vientre de los osos hasta la vesícula e introducen un catéter a veces de plástico y otras de metal –que a menudo se oxida y descompone dentro del animal- para sacar continuamente líquido de allí, con lo que las infecciones están garantizadas.

Además, en la mayoría de casos, los plantígrados permanecen en pequeñas jaulas hambrientos y deshidratados, unas condiciones por las que el doctor Karanvir Kukreja, de World Animal Protection, asevera que “No hay una forma humana de extraer la bilis de un oso vivo, sufrirán dolor severo y angustia psicológica durante toda su vida”.

Por ello, los responsables de esta organización, así como los de la ONG Education for Nature de Vietnam, trabajan arduamente para agilizar el fin de la cría de osos para 2020. Un hito que es, según Dung Nguyen, el director de ENV, “una realidad alcanzable”.

Crédito: World Animal Protection

Crédito: World Animal Protection

Y es que, a día de hoy, el oso tibetano está listado por la UICN como una especie ‘Vulnerable’ debido a la caza, la pérdida de hábitat y el habitual comercio ilegal de estos mamíferos. Asimismo, la legislación nacional actual sobre protección de la vida silvestre establece que es ilegal cazar, atrapar, poseer, matar, vender o anunciar osos.

De hecho, las autoridades vietnamitas han hecho, durante la última década, varios amagos para poner fin a este negocio, comprometiéndose incluso a rescatar osos cautivos, pero los diferentes programas aún no han surtido efecto y la actividad continúa.

La demanda de bilis se concentra, en la actualidad, principalmente en Asia, Estados Unidos, Australia y Canadá, donde también aprecian el efecto euforizante de esta sustancia cuando se mezcla con alcohol.

En definitiva, se trata de un negocio que viola todas las leyes habidas y por haber, incluidas las de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), de alcance internacional, y de la que se estima que son víctima más de mil osos sólo en las granjas de Vietnam, según datos del Departamento Nacional de Protección Forestal.

Fuente