Animales

Prohibirán el comercio de pieles en Gran Bretaña

Una vez que el Reino Unido salga de la Unión Europea, planea prohibir la venta de pieles en todo el país, por ser una actividad sombría.

Foto: LA BIOGUÍA

Foto: LA BIOGUÍA

Entre las nuevas propuestas que planean los ministros de Gran Bretaña, estará prohibido el comercio de pieles. La acción se llevará a cabo una vez que concluya el periodo de transición, después que el país abandone el mercado único y la unión aduanera de la UE.

Quien encabeza esta iniciativa es el ministro del Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y asuntos Rurales, Lord Goldsmith de Richmond Park. El cual es amigo cercano y aliado político del primer ministro Boris Johnson. Su prometida Carrie Symonds, también es activista por los derechos de los animales y le ayuda en esta propuesta.

Aunque la cría de animales para luego aprovechar sus pieles se había prohibido en 2003, la importación y venta aún es legal. Uno de los proveedores más prolíficos es Francia, luego está Dinamarca, Estados Unidos, Finlandia, Italia, Polonia y Canadá.

Pero el 12 de mayo del 2020 un documento de Defra filtrado a The Daily Telegraph mostraba a Lord Goldsmith reunirse con Claire Bass. Quien es la directora ejecutiva Humane Society International (HSI). En su plática hablaron de las áreas específicas del comercio de piles que el gobierno debería investigar.

De acuerdo a información suministrada por el Evening Standard, un portavoz de Defra dijo que Gran Bretaña tenía un estándar de bienestar muy elevado. Que incluso era uno de los más altos del mundo. Y eso era un motivo de orgullo y un claro reflejo de las actitudes del Reino Unido hacia los animales.

Por su parte, Blass dijo, que daba la bienvenida a las medidas que el gobierno de Reino Unido estaba tomando hacia los pedidos públicos. Ya que la prohibición de la venta y comercio de pieles es lo que la gran mayoría de los ciudadanos británicos quiere.

Por su puesto que La Asociación de Británica de comercio de pieles hará presión en contra de la prohibición que el gobierno pretende imponer. Desde ya la describen como irracional y anti-liberal e incluso dicen que no será apoyada por la gran mayoría.

Sin embargo, los grupos de derechos de los animales también presionan de manera activa y vocal al gobierno británico. Utilizan datos selectivos, argumentos y evidencias.

Una encuesta realizada muestra que el 93% de los británicos rechaza el uso de pieles de animales reales y el 72% apoya la prohibición de su comercio. Esto representa una gran mayoría por lo que el éxito de esta propuesta cada vez es más sólido.

Fuente