Animales

Otra muerte en el Ecoparque porteño

Esta vez se trata de Shaki, la jirafa de 18 años. Es la segunda muerte que se da en el Ecoparque en menos de 10 días.

Foto: La Nación

Foto: La Nación

Shaki había nacido en el ex zoológico porteño en el 2000. Actualmente compartía lugar en el Ecoparque con su cría de 3 años y un macho de 13.

En la mañana de ayer, Shaki fue asistida por veterinarios luego de que  sus cuidadores percibieron signos de cólicos en la jirafa. Según indicó el Ecoparque porteño, “a pesar del tratamiento instaurado con inmediatez, la evolución fue desfavorable y falleció a causa de una descompensación generalizada”.

Tras cinco horas de necropsia para determinar la causa por la súbita muerte de la jirafa Shaki, el Ecoparque informó que el fallecimiento del animal se produjo “por una peritonitis aguda causada por una ulcera perforada estomacal”.

A raíz de la denuncia radicada por el naturalista Claudio Bertonatti, ex director del zoo porteño, la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA) dispuso que dos veterinarios oficien como veedores durante la necropsia.

Bertonatti también pidió que se investigara si no existía una causa común en las muertes tanto de Shaki como de la rinoceronte Ruth, vinculadas presuntamente con la calidad de la dieta en la rinoceronte y con la insuficiencia alimenticia o tipo de alimentos suministrados a la jirafa.

El año pasado, Bertonatti había difundido en redes sociales una imagen de la jirafa comiendo de un contenedor de basura, lo cual habría probado en su momento, que la nutrición del animal estaba siendo deficiente.

Foto: Infobae

Foto: Infobae

Además, el ex director del ex zoo porteño denunció la presencia de numerosas ratas y cucarachas en recintos del predio. Según lo que explicó, es que estos insectos y roedores podrían actuar como vectores de enfermedades.

“El Ecoparque debería tomar urgentes medidas preventivas para el resto de los animales. La institución vive una situación de desmadre y la prueba del caos está en la cantidad de ratas y en su manifiesta mansedumbre, sin que se perturben ante la presencia humana, que las filmó a plena luz del día, y cuya prueba documental se adjuntó a la denuncia”, explico Bertonatti.

Además, agrego que “este cuadro de emergencia ameritaría convocar a un comité de crisis con asesoramiento y asistencia de especialistas de la UBA, el Conicet, la Federación de Médicos Veterinarios y de ONG con amplia trayectoria en manejo de fauna silvestre. ¿Qué ONG de prestigio acompaña al gobierno de la Ciudad en este ecodisparate? Ninguna. Esto es sintomático de la sospecha de que se prioriza la rentabilidad inmobiliaria para concesionar 20 edificios, algunos de ellos declarados Monumentos Históricos Nacionales, por 30 años. Aquí no se ha demostrado interés alguno por preservar una colección animal que supo ser la más completa y sana de América Latina”.

Lo cierto es, que hay que lamentar una muerte injusta y absurda de otro animal que no debería haber estado en cautiverio.

Fuente: Infobae