Animales

Operativo de Interpol que incluyó a Argentina rescató más de 30 mil animales

Una gran operación contra el tráfico ilegal de fauna silvestre permitió incautar miles de animales vivos y toneladas de carne y marfil. Participaron 92 países, incluida la Argentina.

Foto: Interpol/AP

Foto: Interpol/AP

Unos 1.400 sospechosos fueron identificados en todo el mundo, señaló Interpol. Entre los detenidos en la operación -llamada Thunderstorm (tormenta)- había asistentes de vuelo que llevaban tortugas en su equipaje y un cazador que compartió imágenes de sus trofeos ilegales en medios sociales.

Fuentes de Interpol Argentina confirmaron que nuestro país participó en la operación. "Argentina participa porque cuando hay un ofrecimiento de la Organización Internacional para participar siempre decimos que sí", explicaron.

A nivel mundial, en las 1.974 incautaciones realizadas se incluyen 43 toneladas de carne de animales como osos, elefantes, cocodrilos, ballena y cebra, así como 1,3 toneladas de marfil de elefantes, varias toneladas de madera, y los cadáveres de siete osos, incluidos dos osos polares.

animales02

Foto: Interpol/AP

También se rescataron 27.000 reptiles como cocodrilos, tortugas y serpientes, casi 4.000 aves como pelícanos, avestruces, loros y búhos, 48 primates, y 14 grandes felinos, entre ellos tigres, leones, leopardos y jaguares.

"En esta operación, estos países se centraron durante el mes de mayo en toda clase de delitos contra la vida silvestre, ya fueran plantas, animales, madera", dijo Sheldon Jordan, director general de la agencia canadiense de protección de la vida silvestre. "Los resultados fueron espectaculares", agregó Jordan, según lo publicado por la agencia AP.

En "Thunderstorm" participaron agencias de policía, aduanas, fronteras, medio ambiente, vida silvestre y forestales en 92 países, indicó el comunicado, que menciona a la Argentina entre los involucrados, junto a otros países vecinos como Brasil, Chile y Uruguay.

Foto: Interpol/AP

Foto: Interpol/AP

En Canadá, las autoridades policiales interceptaron un contenedor con 18 toneladas de carne de anguila que había llegado de Asia.

También se incautaron 8 toneladas de escamas de pangolín en todo el mundo, la mitad de ellas interceptadas por las autoridades marítimas vietnamitas en un barco que llegó de República Democrática del Congo. El pangolín, el mamífero más traficado del mundo, está al borde de la extinción porque sus escamas son populares en la medicina tradicional asiática.

En Israel, un hombre fue detenido y espera su deportación a Tailandia después de que compartiera una fotografía en medios sociales que llevó a incautar varios objetos en su vivienda, como restos de zorro, chacal y mangosta.

En España, los agentes del Seprona realizaron 13.146 inspecciones y detectaron que se cometieron 83 delitos, según lo informado por la Guardia Civil. Por ejemplo, descubrieron una casa repleta de tallas de marfil en Guipúzcoa. Y localizaron en Almería más de 3.800 cactus, la mayoría protegidos.

Según informes de Naciones Unidas e Interpol, los delitos medioambientales son la cuarta forma de crimen que más dinero mueve en el mundo, tras el tráfico de drogas, la falsificación de productos y el tráfico de personas.

Foto: Interpol/AP

Foto: Interpol/AP

Estos delitos tienen unas ganancias estimadas de 115.000 millones de dólares al año. Y un ritmo de crecimiento del 5 al 7 por ciento cada año.

La operación revela "cómo los grupos que trafican con vida silvestre utilizan las mismas rutas que los delincuentes en otros sectores delictivos, a menudo de la mano de evasión fiscal, corrupción, lavado de dinero y delitos violentos", explicó el secretario general de Interpol, Juergen Stock.

El mensaje de la 'Operación tormenta' hacia los traficantes es claro: las fuerzas de seguridad mundiales les están pisando los talones", remarcó Stock.

Antes de la operación se reunió información de inteligencia, y después Interpol y la Organización Mundial de Aduanas coordinaron las intervenciones para actuar en puntos de especial interés como puntos fronterizos de tierra y aeropuertos, así como parques naturales.

Fuente: Clarín.com