Animales

Nueva York: 272 ballenas visitan la ciudad

Gracias a una agua más limpia, Nueva York se está convirtiendo en un enclave único para la observación de ballenas.

ballenajorobada

Desde hace unos años, en las aguas que rodean la ciudad se vive una experiencia animal muy diferente: avistamientos de ballenas.

El número de ballenas avistadas en la ciudad de Nueva York ha aumentado drásticamente en los últimos años, un fenómeno que ha marcado una victoria para los ambientalistas y para los turistas que quieren disfrutar de estas hermosas y enormes criaturas.

La organización sin fines de lucro Gotham Whale, que estudia y aboga por las ballenas en la ciudad de Nueva York, ha contado los avistamientos desde 2010. En el primer año informaron solo cinco, pero en 2018 confirmaron 272 avistamientos, casi todos han sido ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae).

Las ballenas frecuentan las aguas de los alrededor de la metrópolis durante los meses de verano durante su migración hacia los mares cálidos del Caribe para el periodo de invierno.

”Los números siguen aumentando y aumentando de manera espectacular”, asegura Paul Sieswerda, CEO de Gotham Whale. “Solían estar en Nueva York en el siglo XVII, pero los humanos las cazaron casi hasta la extinción, pero están regresando”, añade.

El motivo de este aumento de los avistamientos se debe a una confluencia de buenas gestiones. Por un lado gracias la Ley de Agua Limpia y por otro la Ley de Especies en Peligro de Extinción. Con estas dos leyes se ha reducido considerablemente el nivel de contaminación del río Hudson y se ha ayudado a proteger a las jorobadas del daño directo.

El agua más limpia de Hudson trae nutrientes que alimentan a un pez llamado menhaden, Estos pequeños peces son una presa clave para las ballenas jorobadas, sobre todo para los ejemplares más jóvenes.

Gotham Whale se ha asociado con American Princess Cruises para navegar y llevar a los turista a avistar ballenas entre mayo y noviembre. De esta manera Gotham Whale utilizan el crucero como plataforma para identificar nuevas ballenas, ayudando en su investigación y defensa.

”No mucha gente lo sabe”, dijo Paul, “y es bueno compartir la emoción que supone el regreso de estas ballenas. Podemos ver ballenas en primer plano y el horizonte de Manhattan al fondo. Estamos viendo más y más ballenas cada año, por lo que nuestra tasa de éxito es muy alta”.

Ya se han creado dos experiencias turísticas para acercarse a estos grandes mamíferos marinos. “Whale Watching” y “Dolphin Cruises” salen del barrio de Queens para que los turistas o habitantes de Nueva York puedan ver ballenas con rascacielos de fondo.

Howard Rosenbaum, científico principal del Acuario de Nueva York, señala que puede ser difícil determinar si el aumento en los avistamientos se debe a una población en crecimiento o simplemente a un número creciente de personas que observan atentamente para detectar cualquier ejemplar que se acerca a la ciudad. Se necesitarán investigaciones a largo plazo y más completas.

En abril, el acuario de Nueva York de la Wildlife Conservation Society y la institución oceanográfica Woods Hole desplegaron dos nuevas boyas acústicas, para monitorear a las ballenas incluso cuando no hay botes cerca. Se espera que el proyecto ayude a detectar si el número de ballenas realmente está creciendo con los años.

De todos modos, Rosenbaum cree que este “es un momento realmente emocionante, creo que es una gran oportunidad para que la gente salga y vea ballenas en las aguas de Nueva York. A menos distancia que la mayoría de los neoyorquinos viajan en el metro todos los días, puedes ver algunos de los animales más grandes del planeta”.

Fuente