Animales

Muere una tortuga de la especie más amenazada del mundo

La tortuga falleció el pasado 13 de abril en una operación de inseminación, dejando vivas tan sólo tres tortugas de esa especie en el mundo.

Crédito: Featurechina / EFE

Crédito: Featurechina / EFE

La última hembra conocida de tortuga de caparazón blando del Yangtsé ha muerto en un zoo de Suzhou, en China, lo que condena la especie a la extinción.

Según medios locales, la tortuga hembra, que se cree que tenía más de 90 años, murió el sábado, solo 24 horas después de que personal local, junto con expertos internacionales, intentara inseminarla artificialmente. Dado que su estado de salud era bueno y que no hubo complicaciones en el proceso de inseminación, se procederá a practicarle una autopsia para determinar la causa de la muerte.

Según la agencia de noticias estatal China News Service, Xiangxiang ya había sido fecundarla de forma artificial en cuatro ocasiones desde 2008, todas ellas sin éxito.

Los encargados trataron de reanimarla durante 24 horas y extrajeron su tejido ovárico para guardarlo en nitrógeno líquido con el objetivo de seguir intentando salvar a la especie en el futuro.

Las informaciones apuntan que ahora solo quedan tres ejemplares vivos: un macho en este mismo zoo chino y otras dos tortugas en Vietnam, cuyo sexo no se ha podido confirmar. En Vietnam vivió también otra hembra, que murió en 2016.

La especie -cuyo nombre científico es Rafetus swinhoei- es una de las tortugas de agua dulce más grandes, puede vivir más de 160 años y tener de dos a tres camadas cada año.

Tras no ser incluidas en la lista de especies amenazada que el Gobierno chino elaboró en 1989, el número de tortugas de caparazón blando del Yangtsé fue descendiendo. La organización Wildlife Conservations Society considera que la tortuga gigante de caparazón blando del Yangtzé es la especie de tortuga en peligro de extinción en mayor riesgo en el mundo, y su desaparición se debe a la caza y a la destrucción de su hábitat.

Fuente