Animales

Las vacas prefieren la comunicación presencial

Un estudio demuestra que los bovinos se relaja más cuando oye la voz humana del natural que procedente de grabaciones

vacas

La pandemia de Covid-19 nos ha obligado a adaptarnos a nuevos formatos de comunicación online que nos ayudan a mantener el contacto. Pero a pesar de ser una alternativa útil, la mayoría de humanos seguimos prefiriendo la comunicación presencial. Pues lo mismo les pasa a las vacas , que responden mucho mejor a los mensajes que les llegan en vivo que cuando estos están grabados.

Esta es la singular conclusión de un estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Viena y Linz, en Austria. Su investigación, publicada en Frontiers in Psychology, demuestra que las vacas están más relajadas cuando un ser humano en vivo les habla directamente que cuando escuchan la voz grabada a través de un altavoz.

”Al ganado le gusta que lo acaricien mientras les hablan suavemente”, explica la veterinaria Annika Lange, de la Universidad de Medicina Veterinaria, autora principal del estudio.

En ocasiones, en contextos científicos de experimentación se utilizan grabaciones de voz humana hablando suavemente para relajar a los animales. En estos casos, las condiciones son muy parecidas en cada ensayo, pues se da una situación de “estandarización”, un principio importante de la experimentación científica.

Sin embargo, el equipo de científicos austríacos han querido averiguar si las vacas responden de manera diferente al sonido de las voces grabadas en comparación con la de un humano que les habla directamente.

“Nuestro estudio sugiere que hablar en vivo es más relajante para nuestros animales que una grabación de una voz humana”, dice Lange. “Las interacciones pueden ser menos positivas cuando se vuelven artificiales a través de la estandarización”.

Para llegar a esta conclusión, el equipo ha trabajado con 28 cabezas de ganado, comparando los beneficios de acariciar a los animales mientras se reproduce una grabación de la voz de un experimentador, o acariciarlos mientras se les habla directamente.

Después de monitorear las respuestas de los animales durante los experimentos, encontraron que hablar en vivo mejoraba el estado de ánimo de sus los bovinos.

En el estudio comprobaron que la variabilidad de la frecuencia cardíaca era mayor cuando se hablaba directamente a las vacas, lo que indica que lo estaban pasando mejor. La frecuencia cardíaca es más baja al escuchar una grabación, lo que demuestra que los animales estaban más relajados después de la charla en vivo.

Cuando las vacas se relajan y disfrutan de la interacción, los animales a menudo estiran el cuello como lo hacen cuando se acicalan unos a otros. “Además, se cree que las posiciones de las orejas pueden indicar el estado de ánimo: las orejas colgantes y las posiciones bajas de las orejas parecen estar relacionadas con la relajación”, explica Lange.

El experimento ha incluido solo una manada y una grabación de reproducción. Lange pide más investigación para ver si los resultados también son válidos para diferentes rebaños y situaciones, como con las vacas que tienen más miedo a los humanos.

Fuente