Animales

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza actualiza su lista roja de especies en peligro de extinción

El hámster europeo, la ballena franca glacial o “ballena de los vascos” y un tercio de todas las especies de lémures que habitan en Madagascar son las nuevas especies “en peligro crítico de extinción”, según la última actualización de la Lista Roja de la UICN.

lemures

De acuerdo con la actualización, el hámster europeo (Cricetus cricetus) o vulgar, que era abundante en Europa y Rusia hasta épocas recientes, ha sufrido una drástica disminución en su número de ejemplares hasta el punto de desaparecer de las tres cuartas partes de su hábitat original en la región centroeuropea de Alsacia, así como de más del 75 % de su área de distribución en el este de Europa.

El estudio recuerda que una hembra de este tipo de roedor “tenía un promedio de más de veinte crías al año” durante la mayor parte del siglo XX pero en la actualidad “da a luz a entre cinco o seis” por culpa de diversos factores, entre los que figuran la expansión de los monocultivos, el desarrollo industrial, el calentamiento global o la contaminación lumínica, que afectan a este descenso en su tasa de reproducción.

Según los cálculos de los investigadores que han participado en el documento, en caso de que no se produzcan cambios a mejor a corto plazo, el hámster europeo se extinguirá en algún momento de aquí a los próximos treinta años.

En cuanto a la ballena franca glacial (Eubalaena glacialis), su población actual se encuentra cerca de la extinción ya que la actual población de estos cetáceos barbados que viven en el Atlántico Norte se sitúa en torno a los 250 ejemplares adultos, un 15 % menos respecto a los datos disponibles de 2011.

En su día objetivo preferente de los balleneros vascos, hoy los principales riesgos para estos grandes mamíferos acuáticos son sus encuentros accidentales con barcos y los enredos con aparejos de pesca, ya que 26 de los 30 ejemplares muertos por causas humanas entres 2012 y 2016 lo fueron por enganches con redes de pesca, según UICN.

Igualmente, la práctica totalidad de los lémures (Lemuridae), un 98 %, se encuentra amenazada, aunque el riesgo es “extremadamente alto” para un 31 % de sus especies, como sucede con el lémur ratón de Berthe, el primate más pequeño del mundo, cuyo futuro en estado silvestre está seriamente comprometido debido a la deforestación de su hábitat “por la agricultura de tala y quema, así como por la caza furtiva”.

De hecho, un tercio de todas las especies de este primate que viven en la isla de Madagascar se encuentran en serio riesgo en este momento.

Otra especie en peligro es el hongo oruga (Ophiocordyceps sinensis), que ha ingresado en la Lista Roja aunque en la categoría de “vulnerable”, debido al aumento “considerable” de la demanda desde el decenio de los 90 del siglo XX, ya que es muy valorado en la medicina tradicional china para tratar diversas enfermedades, incluidas las relacionadas con los riñones y los pulmones.

El informe recuerda que el hongo oruga sólo crece en la meseta tibetana, parasitando las larvas de las polillas fantasma mientras están enterradas bajo tierra y creciendo a través de sus cuerpos hasta que emerge en la superficie, donde se cosecha.

La sobreexplotación de esta especie ha hecho disminuir al menos en un 30 % sus existencias durante los últimos 15 años.

La Lista Roja de UICN, que evalúa la conservación de más de 120.300 especies del planeta, cifra en más de 32.400 las que se encuentran actualmente amenazadas y, en su nueva versión, ha añadido más de 4.200 nuevas tanto del reino animal como del vegetal y del fungi (hongos).

Según este último informe, de ellas hay más de casi 14.000 en un estado vulnerable, casi 12.000 en peligro, casi 7.000 en peligro crítico y cerca de 900 ya extintas.

Fuente: EFEverde