Animales

Japón: Misteriosos envenenamientos en una "Isla de gatos"

La isla Umashima, que cuenta con más gatos que personas, ha visto reducido el número de felinos en dos tercios por culpa de unos peces envenenados.

Crédito: ES3N / Getty

Crédito: ES3N / Getty

En Japón existen islas donde los gatos son los amos. No es extraña esta proporción porqué este país tiene un auténtica devoción por estos felinos. En su cultura los gatos traen suerte y buena fortuna, especialmente si se cuida de ellos, los alimentan y los protegen.

En estas islas, donde no hay depredadores ni peligros, los gatos han procreado siendo la población predominante por encima del ser humano. Algunas de estas se han convertido en lugar de peregrinación de muchos turistas.

En Umashima, una isla de 30 personas a unos 10 km de la ciudad de Kitakyushu en el suroeste de Japón, ha caído drásticamente su población de gatos, pasado de 90 a 30 actualmente. Ahora, las autoridades japonesas parecen estar cerca de resolver el misterio detrás de la disminución inusual de la población felina.

Los grupos de bienestar animal avisaron hace tiempo que la mano humano estaba detrás de este hecho. La hipótesis de que los gatos de la isla habían sido envenenados aumentó después de que los residentes encontraran pescado con una misteriosa sustancia azul en múltiples lugares de la isla, incluidas las tierras agrícolas. También evidenció el envenenamiento el estado físico de muchos gatos.

En los últimos años, muchos gatos, antes completamente sanos, empezaron a sacar espuma por la boca y colapsar, mientras que en 2017, cinco animales fueron encontrados muertos o cerca de la muerte cerca del puerto de la isla.

Umashima siempre ha sido el hogar de una gran población felina, aunque es menos conocida que Aoshima, una isla en la prefectura de Ehime cuyos más de 100 gatos superan en número a los residentes humanos en una proporción de seis a uno.

En 2014, un grupo local de bienestar animal esterilizó a 79 de los 90 gatos en Umashima después de la multitud de quejas sobre el olor y las molestias creadas por la creciente población felina.

Sin embargo, eso no explicaba la fuerte caída de la población de gatos, según Kunihisa Sagami, directora de la fundación que esterilizó a los gatos. “No es una disminución normal, y no hay duda de que un elemento humano externo, como la crueldad animal, lo está causando”, dijo a Sagami.

Días después de que las muertes atrajeron el interés de los medios, una red de televisión japonesa esta semana parecía haber resuelto el misterio, entrevistando a un hombre local que dijo que había colocado pescado en un campo con un químico agrícola para evitar que los cuervos comieran sus cultivos de papa. “Nunca fue mi intención dañar a ningún gato”, dijo al canal local de noticias RKB.

Sachie Yamazaki, miembro de Scat, un grupo local sin fines de lucro que hace campaña contra la crueldad animal, dijo que la policía estaba analizando muestras del pez para ver si contenía veneno.

”No hay tantos cuervos en Umashima, y la comida que se encuentra en los campos estaba claramente destinada a los gatos”, asegura Yamazaki.

Los grupos animalistas japoneses barajan la posibilidad de evacuar a los gatos restantes hasta que se pueda garantizar su seguridad.

Source