Animales

Hay una esperanza para los elefantes

El marfil es cada vez menos atractivo. Una encuesta realizada en China por WWF revela que cada vez son menos los que estarían dispuestos a comprar piezas de colmillo de elefante.

familiaelefantes

Los elefantes son una de las especies más amenazadas por el tráfico de vida salvaje. Según la organización internacional WWF, alrededor de 30.000 paquidermos son abatidos cada año por el marfil de sus colmillos pese a que en 1989 la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) prohibió su comercio a nivel global.

No obstante, a día de hoy hay aún mercados no regulados que alimentan el comercio ilegal de piezas de marfil. China era uno de ellos hasta hace muy poco, ya que el gobierno prohibió todas las actividades de comercio y procesamiento de marfil el pasado mes de diciembre. Ahora, solo nueve meses más tarde, parece que el interés por este producto ha decaído sustancialmente.

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por TRAFFIC, la red de vigilancia del comercio de vida salvaje de WWF. El trabajo, en el que han participado más de 2.000 personas, revela que el 72 % de los encuestados no compraría perfil en la actualidad, una cifra muy superior al 50 % de la encuesta del año pasado.

“Hemos estado diciendo durante años que la prohibición de China cambiaría las reglas del juego y parece que será así teniendo en cuenta los resultados de la encuesta”, asegura Jan Vertefeuille de WWF, que es quien ha diseñado la encuesta. Asimismo, Vertefeuille destaca que sólo el 12 % de los encuestados ha comprado marfil desde el pasado mes de enero, la mitad que el año pasado.

El documento también recoge un mayor interés por el marfil de la mano de una fracción de la población que cada vez más aprovecha sus vacaciones para viajar a países como Tailandia, donde si pueden comprar marfil sin perjuicio alguno.

En opinión de los expertos, la prohibición del gobierno no es la causa del menor interés por el marfil, pues aseguran que sólo un 5 % de los chinos conoce la nueva norma y, precisamente por ello, celebran que gran parte de los consumidores son ahora más conscientes de las consecuencias del tráfico ilegal de marfil, algo muy alentador, dicen.

A fin de completar el estudio, los expertos de TRAFFIC visitaron este año 71 tiendas que en 2017 tenían permiso para vender marfil y comprobaron que 17 de ellas ya no existen y que el resto no tiene marfil en sus estantes. No obstante, sí que encontraron marfil destinado a la venta ilegal, aunque en cantidades menores que otros años.

Finalmente, en cuanto a la disminución de la caza furtiva, los expertos consideran que es pronto para decir que la prohibición está teniendo un efecto positivo sobre los elefantes y piden tiempo para evaluar el cambio que se pueda producir en el estado de conservación de los paquidermos.

Fuente