Animales

España: penas de cárcel y multas por maltrato a un perro y un gato

Dos juzgados, uno de Servilla y otro de Ciudad Real, han condenado a dos personas -un hombre y una mujer- a penas de seis meses de cárcel en ambos casos y una multa de 6.000 euros en el caso andaluz por matar a un perro de un disparo y a un gato en la lavadora.

krista-mangulsone-9gz3wfHr65U-unsplash

Un juzgado de Sevilla ha condenado a un hombre a seis meses de prisión y a una multa de 6.000 euros por matar con una escopeta de caza a un perro de agua en la puerta de su parcela de Marchena (Sevilla).

Multa y cárcel por matar a un perro con la escopeta

La sentencia del juzgado de lo penal 7 de Sevilla, a la que ha tenido acceso Efe, considera que Antonio R.L., de 67 años, cometió un delito contra la fauna cuando disparó “con la clara intención de causar la muerte” al perro, de 10 años y de una raza no potencialmente peligrosa, de mediano tamaño y de “carácter alegre, fiel, cariñoso y obediente”.

El perro, de uso doméstico y acostumbrado a estar con niños, sufrió el disparo y se pudo desplazar unos metros hasta la parcela de su dueño, que lo llevó al veterinario aunque no pudo ser curado de las heridas que sufrió por todo el cuerpo.

Los agentes de la Guardia Civil que inspeccionaron la zona del disparo hecho con una escopeta de perdigones, en el carril El Manatial de la urbanización Perotonar de Marchena, encontraron en el suelo de hormigón restos de sangre del perro.

Acciones de maltrato animal repetidas

El condenado, al que se le prohíbe tener animales durante tres años y ejercer cualquier profesión o comercio relacionado con ellos, trabajó con el padre del dueño del perro.

La condena de seis meses de prisión se suspende durante dos años con la condición de que no vuelva a delinquir y pague la responsabilidad civil de 6.000 euros que le ha impuesto la juez.

El perro estaba valorado pericialmente en 250 euros y los gastos ocasionados por el veterinario que le atendió ascienden a 80 euros, indica la sentencia, que es firme porque las partes han descartado presentar recursos y se dictó en el acto del juicio una vez que el condenado aceptó la pena pedida por la Fiscalía.

Según el atestado policial de la intervención, cuando el padre del dueño del perro escuchó el disparo se fue hasta la parcela del condenado, que estaba limpiando la sangre con una fregona y aseguró que no sabía que el animal era suyo.

Los testigos explicaron que el condenado, según los vecinos, suele disparar a los animales que se acercan a su parcela con intención de lesionarles.

Condenada por matar al gato metiéndolo en la lavadora

Por otra parte, el Juzgado de lo Penal nº 2 de Ciudad Real ha condenado a la pena de seis meses de prisión a una joven, vecina de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), que sometió a un gato a varios ciclos de lavadora hasta matarlo, actuando “con claro desprecio hacia la integridad del animal”, según la sentencia.

En el vídeo que la autora de los hechos grabó y difundió en una red social, se oye al gato, asustado y maullando lastimeramente, ya dentro del tambor, según ha informado en un comunicado de prensa la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA).

Según dicha asociación, la joven no tuvo piedad y el gato “fue sometido a un primer ciclo de lavado, y luego a otro ciclo más, como mínimo, porque al concluir el primer ciclo, los ya agónicos maullidos pidiendo socorro demostraban que el animal aún seguía vivo”.

En el vídeo, “se oye a la condenada decir que pondrá más jabón e iniciará otro ciclo de lavado porque parece que el gato no se ha lavado bien”, según ANPBA, que reitera que “no hubo compasión y las escenas finales del horrendo vídeo muestran las últimas sacudidas de un tierno cuerpo negro que, sin poder más, entregó su vida”.

Según las mismas fuentes, la ahora condenada “no pisará la cárcel por haber sido condenada a sólo seis meses de prisión, aplicándole el juez la suspensión de la pena, entre otras cosas, y según manifiesta textualmente la sentencia, por las características del hecho”.

Petición de modificación del Código Penal

Aunque desde ANPBA han reconocido que las sentencias han de ser aceptadas y respetadas, esta asociación se ha preguntado “si acaso las circunstancias propias del acto cometido no son suficientemente graves y no es horrendo que alguien someta a un animal a un sufrimiento tan intenso y despiadado, dando vueltas y vueltas en el tambor de una lavadora, hasta matarlo”.

Y han recordando que “es un hecho incuestionable que la sociedad española está cada día más sensibilizada contra el sufrimiento animal y que manifiesta una opinión crítica ante sentencias incomprensibles”.

Por ello, han avanzado que van a insistir ante el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y ante el Congreso de los Diputados, para la modificación de un Código Penal “tan laxo como absurdo, que contempla una pena máxima de dieciocho meses de prisión por maltratar a un animal hasta la muerte”.

Fuente