Animales

Elefanta Mara: El New York Times rescata la travesía del viaje desde el Ecoparque a la reserva en Brasil

En un largo artículo editado en inglés y en castellano titulado "Cómo mover a tu elefante en una pandemia", el periódico relata la historia de Mara, a raíz de todos los trámites legales que fueron necesarios para su traslado.

maraelefanta

El diario estadounidense New York Times destacó el operativo de traslado de la elefanta Mara desde el Ecoparque porteño hasta el Santuario de Elefantes de Brasil, en el Mato Grosso brasileño y señaló que, "gracias a ese traslado, su calidad de vida ha mejorado de forma exponencial".

"Esto se hace para prevenir el tráfico ilegal de animales, en particular, aquellos que están en peligro de extinción", explica la autora de la nota, la periodista Brooke Jarvis.

El texto recuerda el recorrido del paquidermo: "La elefanta Mara vivió en cautiverio toda su vida. Fue vendida a los dueños del Circo Rodas, quienes la utilizaron como entretenimiento en condiciones de mucho maltrato. En el año 1995, sería decomisada al entonces Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires, luego de que el circo quebrase".

El artículo recuerda que "en el 2012, murieron en el Zoo un oso polar y dos leones, lo que puso en el centro de las críticas el maltrato que los animales reciben en cautiverio y si de verdad es necesario ese tipo de entretenimiento", en el que unos sufren para que otros se diviertan.

El diario relata que, a partir de ese momento, "fue tan grande el debate a partir de las condiciones en las que el Zoológico de la Ciudad tenía a los animales que la organización SinZoo lanzó una campaña que pedía por 'la libertad de los prisioneros de Palermo'", en referencia clara a todos sus habitantes.

En consonancia con estos reclamos, "la Argentina sería pionera en el reconocimiento de los derechos animales cuando, en el 2014, la orangutana Sandra se convirtió en el primer sujeto no humano con derechos propios", según detalla la publicación.

Estos son los antecedentes que llevaron a Mara hasta el santuario brasileño, aunque para ello fue necesario realizar un operativo que implicó un despliegue logístico y económico muy importante.

"El recorrido de 2700 kilómetros entre Buenos Aires y Mato Grosso duró cuatro días, con varias paradas en el camino para alimentar y darle de beber a Mara, a quien le modificaron la dieta para que el traslado le afectase lo menos posible". Un equipo de especialistas argentinos y brasileños acompañó todo el trayecto, aunque "al llegar a la frontera solo pudo seguir el camino una parte de la comitiva", a causa de las medidas tomadas por el Gobierno argentino en el marco de la pandemia de coronavirus.

En cada una de estas paradas, "mucha gente se acercaba a fotografiar el convoy especialmente preparado para la relocalización de Mara", que es -según el New York Times- "el animal número 861 en ser reubicado en un santuario preparado específicamente para su especie".

Scott Blais, uno de los fundadores del Santuario de Elefantes de Brasil, dialogó con Télam en mayo de este año y destacó lo mágico del encuentro entre Mara y Rama, una de las elefantas que ya habitan en la zona amazónica. Confirmó que "decir que está feliz es minimizar lo que le sucede, ella está pletórica de alegría".

Si bien la idea del traslado de Mara comenzó hace años, se vio atravesada por la polémica. "Nos alegramos porque la elefanta esté en un mejor lugar", dijo a Télam el abogado ambientalista especializado en Derecho Ambiental, Enrique Viale, "sin embargo, nos preocupa el fenomenal negocio inmobiliario que esconde el cierre del zoo en una de las tierras más caras", en referencia a que solo una parte del predio está abierto al público. "El Ecoparque podría ser un espacio de promoción de la agroecología, de la agricultura familiar, de la economía popular sin necesidad de erogar o ceder recursos a capitales foráneos", agregó en su momento Marina Joski, del Movimiento Popular La Dignidad y referente de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP). "Familias enteras viven hacinadas y sin embargo, el gobierno porteño alienta negocios con sus empresas amigas".

Fuente