Animales

Cuáles son las especies en peligro de extinción más afectadas por los incendios en Australia

Debido a su aislamiento geográfico, Australia destaca por su amplia biodiversidad. Muchas especies de animales sorprendentes y fascinantes son exclusivas de este continente.

koaladurmiendo

En las últimas horas, militares llevan adelante nuevas evacuaciones ante el avance de virulentos incendios que no ceden, y que debido a la actual ola de calor apuntan a que se agravará la situación y lo peor está por venir.

26 muertos, más de 2.000 viviendas destruidas, y más de 5 millones de hectáreas arrasadas. Números que son apenas una foto de un momento estático que minuto a minuto empeora. Según las últimas estimaciones, más de mil millones de animales fueron afectados por este fenómeno meteorológico producido por las altas temperaturas, que en algunos casos superaron los 50 °C.

Actualmente, 380 especies están catalogadas como en peligro o bajo amenaza de acuerdo al Acta de Protección del Medio Ambiente y de la Conservación de la Biodiversidad, de 1999, del Departamento de Medio ambiente y Energía de Australia.

u pérdida resultaría irreparable. Es necesario educar y generar conciencia en las sociedades respecto a la conservación del medio ambiente y la biodiversidad y las consecuencias del calentamiento global, ya que el impacto de los incendios en el corto, mediano y largo plazo aún no puede ser estimado.

La mayoría de las especies de marsupiales del mundo habitan en Australia, animales que completan su desarrollo embrionario fuera del útero materno, dentro de un marsupio o bolsa, ubicado en la parte delantera de la madre. Estas especies están representadas por los emblemáticos koalas y canguros, pero también otras especies marsupiales menos conocidas son exclusivas de este continente, como los wombats, el demonio de tasmania, y el quokka o canguro enano, conocido popularmente como el animal más feliz del mundo por su expresión facial similar a una sonrisa.

Australia es también hogar de animales menos conocidos como los monotremas, los únicos mamíferos del mundo que ponen huevos, representados por ornitorrincos -que además son uno de los pocos mamíferos venenosos que se conocen- y equidnas, semejantes a un puercoespín por tener el cuerpo cubierto de espinas.

Las aves no son menos sorprendentes. Grandes aves corredoras como emús (la segunda ave de mayor tamaño después del avestruz), y casuarios, y loros habladores como las cacatúas, reconocidas por su penacho de plumas eréctiles en su cabeza, habitan este continente.

En cuanto a reptiles, Australia posee la mayor variedad de lagartijas del mundo, que incluyen al tilicua o lagarto de lengua azul y el clamidosaurio o dragón de collar, tres de las serpientes más letales que se conocen y los cocodrilos marinos de mayor tamaño.

Si bien los incendios son eventos frecuentes y naturales, el calentamiento global ha intensificado notablemente las altas temperaturas y las sequías, provocando incendios cada vez más frecuentes e intensos. El informe climático realizado por la Oficina Australiana de Meteorología y la organización de investigación CSIRO muestra un aumento significativo en el riesgo de incendio en las últimas décadas. Actualmente, las temperaturas récords, de hasta 50 grados alcanzadas en estos últimos días, y las sequías prolongadas han desatado incendios feroces en Australia. Se ha estimado que alrededor de 5,8 millones de hectáreas se han quemado, afectando directamente a mil millones de animales. Estas estimaciones se basan en la abundancia de especies por hectárea calculada en un informe publicado por la WWF y no implica necesariamente que los animales hayan muerto.

Frente a este panorama, algunas especies tienen mayor probabilidad de sobrevivir que otras. Las especies como los canguros, emus y casuarios tienen mayor posibilidad de escapar del fuego, al igual que las aves voladoras o aquellos animales capaces de excavar madrigueras para refugiarse como pequeños mamíferos y reptiles.

En cambio, aquellas especies menos móviles o que dependen estrechamente del bosque tienen mayor posibilidad de ser alcanzadas por el fuego. Este es el caso de los koalas, animales de movimientos lentos que se refugian en las copas de los árboles, los anfibios y pequeñas lagartijas. Los koalas ya habían sido declarados como extintos funcionalmente por la Australian Koala Foundation (AKF), esto significa que su rol en el ecosistema es irrelevante debido al bajo número de ejemplares que no garantizan el reemplazo generacional y la viabilidad de la especie a lo largo del tiempo. Frente a los incendios la situación actual de la especie es crítica.

Otros factores representan una amenaza importante para la fauna silvestre como los hábitats fragmentados que no ofrecen sitios donde ir cuando el fuego se apaga y la fauna exótica o introducida como los gatos y zorros y ciertas especies predadoras como varanos. Estos depredadores se ven favorecidos con los incendios, ya que se alimentan de los animales heridos o que huyen. La pérdida de refugios deja expuestos a los animales. Hasta hay animales como Halcones, que son capaces de propagar incendios llevando ramitas encendidas para iniciar incendios en zonas no afectadas y de esta forma exponer a sus presas de acuerdo a un estudio de Bonta Et. Al. publicado en 2018 en el Journal of Ethnobiology.

Fuente